atalaya del aullido voraz

atalaya del aullido voraz
atalaya del aullido. Javi Jerry Lee©2011

miércoles, 31 de agosto de 2016

"Despecho"

"Despecho"

Se percató de su obsesión. Se engrandeció el pasado verano al contemplarla en bikini. La opulencia de la carne en cuerpo de pecado. Sus noches revolcado en la luna elucubrando y embadurnando su cuerpo de sueños entre aceites, cremas y perfumes. 


Obsesivamente la presencia de ella iba llenando todo. Lo que primero fueron segundos pasaron a rellenar la paleta sombría de su tiempo. Los minutos fueron horas. Y su agonía su silencio. 

En el metro la vio con pantalones ceñidos. Ajustando su culo al espejo de su deseo. La desesperación con firma de suspiro, verla corriendo llegar. Mientras sus pechos carnosos botaban. Jugando con la forma de su esencia. 

No podía resistirlo. Hichkok a su lado era juguete roto. Pero su cordura descarrilaba a cada golpe de calle. No había canción que calmase su ira y deseo. Animal salvaje que crecía en la coyuntura del destino de la mujer que creía amar.  A cada reproche de calle, a cada recodo de tiempo la volvía a ver. Jamás la abordo. Su letanía de miedo y vergüenza le oprimía. No le permitía la naturalidad precisa de un hola. 

Incluso aun en tardes nubladas gustaba de gafas de sol. La opresión insistente de su corazón le estaba volviendo loco. Empezaba asimilar por conceptos estudiados las poses del Lobo estepario. Incluso Herman Hesse se hubiera inspirado en el para la realización y caracterización del personaje. 

Su delirio le había llevado a la persecución y a escarbar en la intimidad calmosa de la dama. En el inocente letargo de una mujer confiada y tranquila. Volviendo sobre sus pasos como cazador insatisfecho. Cualquier pensamiento racional se eclipsaba ante tamaño gesto de ignoto animal. Habitando el desamparo en la habitación de sus miedos y fantasmas. A pesar de toda la pared empapelada por numerosas chicas rubias. Ya se nubló el ocaso de su deseo. Ya no era nítida su mujer amada. Regazo de duda. Helecho desesperado de confusión y bruma. A golpe de despecho la fijación se volvía etérea y sin forma de mujer determinada. 

Ciclón de intemperie y holocausto. El drama iba cerniendo se como la sombra grotesca de una ciudad abandonada. La ruta cristalina y vacía se iba llenando del mescal de sus sentimientos. A pesar de los versos rotos reposando en el fondo de su papelera. Su obsesión sin ritmo de continuidad era el poema hecho mujer entre las manos de su gesto. Entre las palabras cautiva de su cárcel maldita. 

Sonó mi telefono. Mi cita con el sicólogo era el recuerdo que presagiaba como sol de mayo. Petrificado por un instante en el espejo mi voz se asusto. Paso in suspiro. Anude con firmeza el nudo de la corbata. Recogí de la silla la chaqueta azul del traje. Cerré despacio la puerta y marche a mi cita. Tras de mí los miedos y fantasmas. Los pliegues irreales de la realidad soñada. Tras de mi el lobo estepario que puede asaltarnos en cualquier momento desesperado y arruinar cualquier existencia. 


Por eso, por favor aten las ansiedades y a los peligros y vocingleros pónganles un bozal. No hay nada como prevenir los peligros señores ministros. 


JaviJerryLee®2016
Septiembre 




jueves, 26 de mayo de 2016

"Buscaré"


"Buscaré"


Buscaré la sanación entre los pliegues
Del deseo de tu cuerpo y los besos
Fatuos recuperados de los límites 
Fronterizos de los verbos deseos. 

Buscaré como aventurero el tesoro
Que guarda la palabra escondida
De la afirmación que navega por tu poro
Y aflige triste por dejar de ser maldita


Buscaré consentido el gesto festivo
De tu abrazo en el firmamento 
Misterioso del Sur que palpita vivo 
En las entrañas de tu campamento. 

JaviJerryLee2016



lunes, 9 de mayo de 2016

"Recuerdo cuando"



Recuerdo cuando era rey de copas y aullido del verbo de madrugada. Cuando gustaba y vestía de libertad mis hábitos. Releía los versos del tiempo libre y ansiaba sueños por doquier. El teléfono de casa tenía un mensaje pendiente y un café a punto. El buzón regalaba una carta con nombre de mujer y asaltaba la sorpresa en los renglones que protagonizaba. Era tormento de impulso y quebradizo chasquido en tu oído. Marejada de soneto y aires de libertad. Gestor de los minutos perdidos y vago de los días inciertos. Degustarle al paladar las aventuras imprevistas y el porte de tus ojos eran inspiraciones para seguir. Así fue como sin querer, todo se esfumo y ahora la monotonía de los demás se me olvida en su olvido. Sobrevivo sin saber, percutiendo y quebrando los momentos de mi nombre. Agarrándome como un naufrago al verbo de tu corazón y al muerdo inconcluso del instante que me recuerda, volviendo a renacer. Pervivo en el gesto del rebelde sin causa como rock and roll en su excusa y el único aliento para sobrevivir. Compongo silencios de minutos vacíos y repaso nombres que un día perdí. Sorprendo palabras en los nombres nunca soñados y descubro perfiles que aquietan vida como náufragos errantes de un tiempo que no volverá. Pero son esas sombras las que hacen del futuro mejor. Porque las ausencias dejaron de nombrarme y su abrazo se esfumo y el verbo que nunca nació yace estéril sobre ilusión baldía. Solo un argumento más para resistir y seguir adelante. Porque de amor sobran los motivos y de mutismo lloran los perdidos en la flor y nata de mi estima. 
La lluvia cae con el rencor de la sequía de la ausencia. El horizonte es un abrecartas que rompe el sello lacrado con el silencio del cobarde. Y quebran los tiempos la inocencia. La sal de la injusticia es el menú más justo a pesar de hervir las llagas en el dolor de una cruda realidad donde las quimeras se pudren y los valores tienen fecha de caducidad inminente. 

Por lo demás procuro ser e intentarlo. 

JaviJerryLee®2016. Mayo 

martes, 26 de abril de 2016

"Crónica concierto Gatos Locos en la Sala Pop and roll. Madrid 22 de abril 2016".



Buscando rock and roll, era lo que necesitaba la semana pasada. En estas tope con un comentario fortuito del protagonista de nuestra crónica. Tocaba en Madrid el pasado viernes en el ya clásico Pop and roll. Garito a la antigua usanza, como cuando los gatos maullábamos y éramos reyes de la noche. 
En estas me cargue de ilusión y fui dejando sutilezas por el camino para convencer a mi chica de tan buen concierto. No hizo falta, cayó al instante. Se trataba de Fernando Lavado y sus Gatos Locos, además de algunos invitados  geniales. Como ya descubriréis. 

Una vez en el concierto pude comprobar que aún hay gente que resiste. Que el rock and roll además de marcar la personalidad es una actitud ante la vida. Aunque a pesar de nuestro orgullo sea para una inmensa minoría, como al principio, cuando los jóvenes eran perseguidos por los movimientos pélvicos. Allá por los cincuenta en los USA o en la España de la censura y la autarquía. 

Fernando estaba concentrado y se le veía con ganas. Empezó con el single de su nuevo disco. "Historia de los rockers", una lista extensa de los grandes mitos del género y maestros inspiradores. Fue gratamente coreada por todos. Toda una lección de historia. 

Seguía calentando con una canción de sus últimos discos, de Canciones en el bolsillo, el tema era lo que todos deseábamos Quiero rock and roll. Todos gritando los días de la semana como mantra al que revelar el secreto de la vida con el rock and roll. 

A pesar del tiempo lluvioso en Madrid las Nubes grises de la primera época de Fernando hicieron que los recuerdos penetrasen de corrido sobre el rancho de nuestros días. Sirvió el single también,  para homenajear al gran Paco Trinidad. Productor excelso en los años de la época dorada del pop español, años 80 y principios 90. Y del disco que contenía esta canción: Una vez más 

Como una vez más tocaron otro tema de un disco que me marcó en mi época universitaria y que vino a ser reflejo y nostalgia de aquella época. Se trataba de Lejos de mi, pudiendo apreciar como la voz de Fernando había ganado con el tiempo. Había materializado una madurez que desarrolló en las marchas de su Cadillac.  


Para que fuera una noche entrañable y siguiese rasgando la emoción, comenzaron a participar los invitados de honor. El primero de ellos el gran Jose de Bulldog, maestro y corredor de fondo desde las notas de su guitarra. Efectista y depurado en su técnica. Y todos recordamos los utilitarios de la marca seat de nuestros padres y las aventuras de la época con el rock del seiscientos. 

Iba calentándose el ambiente y celebrábamos un aniversario. El 25 aniversario de la publicación de un disco que marcó a los Gatos Locos en el colectivo musical.  Cruce de caminos, y para ello nos conmino O te quedas o te vas. Quiso Fernando que el público participase más. Animando a los asistentes a seguir la canción. Aunque su nivel de exigencia y profesionalidad le obligaba a seguir de una manera mejor ya que los asistentes a pesar de nuestros intentos y ganas no rematábamos bien los coros para que quedase una versión digna. Pero eso no hacía amedrentarnos en nuestras ganas de disfrute y admiración. 

Una vez más regresábamos al disco de mi memoria y allí nos obsequió con Cuéntame algo más de ti. Ese medio tiempo con toques country que inspiró algún que otra noche furtiva. Perdiéndonos en Laredo ciudad. Ganando gravedad al paso del tiempo. Genial interpretación a una canción que para mi gusto en el disco Prende una vela por mí  no ha envejecido de una manera satisfactoria. Por eso esta revisión me pareció justa y necesaria. Y la compañía de la armónica en las manos de José Barquero, nuevo invitado de la noche, fue merecedora de numerosos aplausos. 

Para seguir prendiendo la noche y su vela otra revisión Alas de plata que hizo buena en manos de su guitarrista Vicente Tormo. A través de este viaje fronterizo llegamos a la estación de Tennessee y allí estaban Amancio, Isidro y Roberto para deleitarnos con su acompañamiento vocal. Un viaje sensitivo para degustadores de la fuente de la eterna juventud. Con versiones del Stand By me por ejemplo, me llegaron a emocionar los cuatro jinetes musicales. Me hicieron de nuevo viajar con Ben E King a mi primer baile de recién casado con esta deliciosa melodía. Desde la negación de desfallecer de los chicos del du dua volvimos a ser unos teddy Boys o unos rockers de helado de fresa. Y es que el corazón también se resiente. No quiero volver fue una maravillosa compenetración de armonías vocales que demostraba que estábamos ante unos verdaderos artistas. A pesar de las estrecheces del escenario y alguna que otra desventura. Pero no desfallecieron ninguno y juntos nos deleitaron con clásicos de dioses del Olimpo rockero como el Duke of Earl de Gene Chadler, dedicada a su banda de los Dukes, fieles compañeros y seguidores. Imagino que un ejemplo de amistad. 

También Del Shannon y su Runaway o el gran Sam Cooke con su celebérrima, una vez más,  Mundo maravilloso o Elvis o Carl Perkins con su Blue suede shoes contagiaron de baile y algarabía al contoneo de la pelvis y sus magníficas voces. 

Para terminar un maravilloso concierto bien estructurado con unas canciones que nos llevaron al extasis como un buen trago de whisky con la mejor de las compañías. Haciéndonos creer en el rock and roll y en tipos como Fernando Lavado en este cruce de caminos. Un cantante que ya tiene un bagaje y canciones en su bolsillo como para hacer varios conciertos sin repetir canciones consiguiendo no defraudar. Todo un genio de nuestra piel peninsular. 

California surf , Tu bailaras, En la bodega fueron la traca final de un concierto que mereció la pena. El público rendido pero con ganas de más. La vecina suplicando y exigiendo que a las doce debía terminar. Y para quedar todos contentos e irnos a casa celebrando un 25 aniversario 
Cruce de caminos fue la elegida

Como bandera que ondea por las causas que nos hacen renegar de la sociedad establecida perdiendo los valores que nos hacen creer. Y esa fe seguirá siendo el rock and roll por tipos como los del día 22. 
Saludos y rock and roll, una vez más hasta el próximo cruce de caminos. 

JaviJerryLee2016 



martes, 19 de abril de 2016

"Ausencia"


"Ausencia"

De su silente paso en vestido de traición, consumo la noche de la muerte como ojeras de un quebranto y con la tenaz recompensa de un marasmo de inquietud 
Asumió la derrota con la descompesada
Mueca de una desesperación como 
La derrota injusta del olvido y la impotencia. 





Translate