Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

"La última noche de Boris Grushenko"

Artículo publicado en el mes de Julio dentro de mi columna "Notas desde el retrovisor para seguir huyendo" del magazine de la web el Rincón del Vago. 
"Notas desde el retrovisor para seguir huyendo" "La última noche de Boris Grushenko”

Francisco Javier Fresneda. Escritor y articulista.  Autor del blog Aullidosvitales.blogspot.com

​Como en una roadmovie o en las aventuras descritas de mi admirado libro “En el camino” del precursor Kerouac, esta columna pretende ser una huida de esta realidad brumosa y asediada. Perseguida la cultura y encendida la indignación. Por eso asumo el pasado a través del retrovisor como una manera de aprendizaje para avanzar. No caer en los mismos errores - materialmente imposible- y aplicar los valores pretéritos en la nómina futura. Igualmente pasa con la literatura, el cine o la música. Pretendo a través de estas líneas acercar a nuevos aficionados o jóvenes inquietos a descubrir dichas referencias de las que no debemos desprendernos.

​No…

"Y la muerte levita"

"Y la muerte levita" Texto rescatado del 9/8/2012 Sigue teniendo la vigencia del presente. A los soñadores este mundo real no nos esta permitido. Pero tampoco lo queremos ni lo necesitamos. 
Y la muerte levita en turno de oficio. La vida perra mata conciencias. El secarral anestesia las dudas y la intención se pierde entre bruma insomne. Tentaciones que matan las intenciones de un verano sano. Palabras quemadas a cuarenta grados de soledades presentidas bajo el sol. Dolores de bosque y matorral. Quejidos de rama y brezo. Insana carcoma que asola los montes perdidos buscando suelo que urbanizar. Mientras en rincones de olvido se pierde lo sencillo. En paseos de derrota van comiendo las pipas de la desolación. Otros huyen por una carretera infernal del aullido fatal de la desesperación. Hay gente que se enfrenta en el quicio de sus puertas a una afrenta de recortes, esperando la fresca que la luna en desencanto regale sueños. Otros atrochan aunque revienten las perdidas y nad…

"Un hombre cansado"

Trátame con el favor de un niño. Estoy cansado del devenir diario. Necesito huir. El rincón que me haga olvidar y que me de las fuerzas que me faltan. El granizo en la mochila se derrite y el peso es mayor. Harto de bajarme los pantalones muchas veces ante el oprobio del poderoso. Medito la posibilidad de no seguir. No quiero perder mi valioso tiempo entre las horas de una oficina que no me va a devolver los minutos perdidos y los hechos verdaderamente importantes que nunca podré volver a recuperar. Recapacito con los cachitos de mi que voy recuperando y concluyo que no merece la pena seguir en la jungla que roba tus instantes. Porque yo no tengo que dejar a ningún vástago lo poco que tengo. Porque lo único que tengo es perder mi tiempo en personas que no conozco y en terceras exigencias y responsabilidades que ni me van ni me vienen. Así pues creo debo dejarlo y seguir mi camino con los míos. Porque ellos sí necesitan mi tiempo y mi responsabilidad son ellos. Lo demás empieza a care…

"Dígame doctor"

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 10 de julio de 2014 "Dígame Doctor"
Con las horas acontecidas de la noche en compañía de lamento. Perpetro la deuda de su sique en lisonja pedigüeña. Deseo impreso en corazón de naturaleza carnal. Impresión certera de la tradición en boca de infante. Nacido por ver en la orilla de su vientre. Pecho tierno que cavila frío de noviembre. Su abrazo destetado de aire con la sola presencia de la pareja en interrogante. 
Menos mal los análisis llegaron. Tranquilizaron su espera porque su resultado fue positivo. Algo habían avanzado dentro del proceloso ambiente que despejaba sus dudas. A pesar de la distancia realizada. Con la mirada objetiva cerciorada ya que las cuentas aparecían en los análisis satisfechos. Ahora que sabían que el camino debía consensuar se en el atisbo perguenado en el análisis satisfecho. Era todo una cuestión de fechas de iniciación la única variación de un pinchazo de heparina. Ya la única…