Ir al contenido principal

"Reforma laboral con queso"

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 1 de mayo de 2014. 

"A uno no le dejan ser pobre", confesó días después a San Pablo, una vez superado el examen de ingreso en las puertas del cielo. Una vez sufrido el infarto, al intentar robar comida en un supermercado. Nervios e inexperiencia, falta de pericia y honestidad le llevaron a ello. 


Culpables de todo lo acontecido en el tablero de juego, las casas de indigentes son un peso mayor en la economía de nuestra patria. Tanto parásito que despilfarra los dineros que, por derecho divino, han sido otorgados a los políticos. Llama la atención alguna de las frases, sentencias, comentarios que nutren el día a día de nuestra clase dirigente. Ciertamente, parece aberrante que la mente de los elegidos nos desconcierte y desoriente en el efecto real de las causas que vivimos. No es de extrañar, a veces que pase lo que pasa. Preferimos pensar que son lapsus de ignorancia y no el efecto de la caridad mal entendida. 


Ahora, resulta que no interesa una ley laboral tal como esta. Quieren una nueva reforma sobre la reforma. Necesitan que la ley sea más sencilla. Que los jueces no deben interpretar el derecho, a pesar de estar reconocido constitucionalmente. Que los abogados sean leguleyos bajo el advenimiento de la sumisión y la estulticia. 



Así ustedes dirán, con razón, que para qué necesitamos la ley si es un quebradero de cabeza. Sencillamente, la reforma laboral no la transformamos sino que la eliminamos. Que haya un despido libre que favorezca la libertad tanto funcional como territorial. Apreciaríamos una evidente bonanza de la economía española y sobre todo empresarial. Mientras que, los trabajadores tendrían la oportunidad de reciclarse en nuevos trabajos. Debido a la alta competitividad laboral los convenios caerían en picado y el liberalismo económico tendría una verdadera razón de ser en una competencia cada vez más desleal y desigualitaria. Pero, la actividad económica estaría en constante cambio. Una transformación tan evidente como la ruptura social tan precisa que se quiere llevar a cabo pero de una manera directa. Sin contemplaciones y concesiones a la galería. Porque lo que debemos tener claro a estas alturas de partido que el mal endémico de España lo tienen tanto pobres, parados, parásitos, pedigüeños, parias, perro-flautas y demás petulantes pícaros que infectan el capital de los bolsillos del financiero. Según quieren hacernos comulgar. 


A este paso volveremos a instaurar la derogada llamada ley de vagos y maleantes. Para mayor pomposidad de soberbios y charlatanes. Dislate del presente y maquillaje de números a beneficio  de inventario y ruines compensaciones. Ante tal mal fario, consentiré al paladar la cata del buen queso y buen vino, en el solaz de conquistadores y feriado tradicional por su apostura y enquiste de años en lar extremeño. Grata impresión para el turismo y la economía del lugar, espero. Me despido pues, con la consentida felicitación para el trabajador y para el parado que quiera trabajar. A pesar de esas balas sin tino que marcan la dialéctica, auspiciada de los políticos sin vocación. Les dejo con el regusto lácteo sobre la obsesión vodevilesca que circula entre las mentes de los que rogarán por sus votos europeos. Hasta la semana que viene disfruten de mi ausencia. 






Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …