Ir al contenido principal

Bienvenidas Fiestas del Rosario

Bienvenidas Fiestas del Rosario

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 7 de octubre de 2014
He volteado las vueltas del entorno, meditado en la fuente del pasado y su devenir en forma de presente, cohabitado con las inquietudes de determinados lugareños que intercambiaron opinión conmigo.
Y saciaron la sed de mis preguntas, contagiando la vida en forma de fiestas, las de mi querido pueblo/arrabal de Huertas de Ánimas.
Expresión de raíz y exaltación, quizás este año para muchos de paréntesis real, en el que mitigar penas y posiblemente disfrutar de la presencia de familiares, amigos, conocidos y de otros extraños compañeros de viaje. Bienvenidos pues a un nuevo confín cuando me vaya de naja, de este Madrid de estrés y corbata.

Al albur de la tertulia y al compás de la distancia y con la objetividad que marcan los años y la sutileza que la edad adulta parece que remarca el perfil de la mirada, ciertos pensamientos se embarcan en la sesera de las obsesiones. Una de ellas es ver que los sueños por hacer siguen existiendo. Motivación correcta para expeler el futuro en los visos de tu cuerpo.
Otras, quizá, la frustración que pesa sobre los que no se alcanzaron, los ya imposibles. Esos son taras y reproches vitales que pueden tener un efecto negativo en las personas que los padecen y por tanto, mitigar una evolución que pudiera ser positiva en el desarrollo vital del hombre.
Estas trabas por lógica deben ser perfectamente racionales y cabales con la capacidad per se que tiene cada uno. No podría jamás frustrarme el no poder vivir las noches de Hollywood porque jamás me interesó prepararme como actor, aunque a muchos nos hubiera podido gustar experimentar esas noches durante un tiempo.  

Por eso, en este caso hablo de los sueños realizables que toda persona tiene, pero que los hados negros del destino imposibilitan y hacen que quiebren ese espíritu de vitalismo y desarrollo. Aconsejable crearse nuevas metas que mitiguen la pérdida y hallar soluciones correctas que eviten la depresión y el desarrollo personal. Podría decirse aquí lo de que "una mancha de mora con otra se quita". Aunque muchos lo empleen para cuestiones amorosas.

Como un nuevo sueño por descubrir o ilusión por vivir,  las Fiestas del Rosario deben ser un oasis que revierta felicidad y nuevos impulsos para solucionar la afrenta de un nueva temporada en este otoño de escándalo y esperpento. Al menos, disfrutemos de los momentos compartidos en estos tradicionales días de festejos y capeas. Porque si no lo hacen,  eso perderán ya que los políticos de Estado seguirán haciendo sus triquiñuelas y la picaresca de altos vuelos no mitigará los problemas del ciudadano de a pie. Ya tendrán tiempo de enfrentarse a ellos.
Festejen sus derrotas y espoleen sus victorias. Tengan todos lunas de miel, como diría Chabela Vargas, y sorprendan las cuitas de la aventura de las relaciones sociales. Que los motivos sean sólo hallados por la risa. Disfruten, pasen y vean.

Así pues, vuelvan como yo a ilusionarse como tantos años como tantas veces, será un chute de adrenalina o de testosterona. Verán las acciones de su buena ventura y compartan alegría, que para llorar ya habrá tiempo. Cierren por unos días los portones a sus problemas, dejen que corran los malos augurios en los encierros y ojalá los volteen.

Me despido ya hasta la semana que viene. Disfruten de mi ausencia que yo procurare algún día disfrutar de las fiestas de mi querido pueblo/arrabal. Que viva la virgen del Rosario y las damas que nos representan estos días y por supuesto a las madres que las... ¡Ilusionaron!


Kerouac97@hotmail.com



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…