Bienvenidas Fiestas del Rosario

Bienvenidas Fiestas del Rosario

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 7 de octubre de 2014
He volteado las vueltas del entorno, meditado en la fuente del pasado y su devenir en forma de presente, cohabitado con las inquietudes de determinados lugareños que intercambiaron opinión conmigo.
Y saciaron la sed de mis preguntas, contagiando la vida en forma de fiestas, las de mi querido pueblo/arrabal de Huertas de Ánimas.
Expresión de raíz y exaltación, quizás este año para muchos de paréntesis real, en el que mitigar penas y posiblemente disfrutar de la presencia de familiares, amigos, conocidos y de otros extraños compañeros de viaje. Bienvenidos pues a un nuevo confín cuando me vaya de naja, de este Madrid de estrés y corbata.

Al albur de la tertulia y al compás de la distancia y con la objetividad que marcan los años y la sutileza que la edad adulta parece que remarca el perfil de la mirada, ciertos pensamientos se embarcan en la sesera de las obsesiones. Una de ellas es ver que los sueños por hacer siguen existiendo. Motivación correcta para expeler el futuro en los visos de tu cuerpo.
Otras, quizá, la frustración que pesa sobre los que no se alcanzaron, los ya imposibles. Esos son taras y reproches vitales que pueden tener un efecto negativo en las personas que los padecen y por tanto, mitigar una evolución que pudiera ser positiva en el desarrollo vital del hombre.
Estas trabas por lógica deben ser perfectamente racionales y cabales con la capacidad per se que tiene cada uno. No podría jamás frustrarme el no poder vivir las noches de Hollywood porque jamás me interesó prepararme como actor, aunque a muchos nos hubiera podido gustar experimentar esas noches durante un tiempo.  

Por eso, en este caso hablo de los sueños realizables que toda persona tiene, pero que los hados negros del destino imposibilitan y hacen que quiebren ese espíritu de vitalismo y desarrollo. Aconsejable crearse nuevas metas que mitiguen la pérdida y hallar soluciones correctas que eviten la depresión y el desarrollo personal. Podría decirse aquí lo de que "una mancha de mora con otra se quita". Aunque muchos lo empleen para cuestiones amorosas.

Como un nuevo sueño por descubrir o ilusión por vivir,  las Fiestas del Rosario deben ser un oasis que revierta felicidad y nuevos impulsos para solucionar la afrenta de un nueva temporada en este otoño de escándalo y esperpento. Al menos, disfrutemos de los momentos compartidos en estos tradicionales días de festejos y capeas. Porque si no lo hacen,  eso perderán ya que los políticos de Estado seguirán haciendo sus triquiñuelas y la picaresca de altos vuelos no mitigará los problemas del ciudadano de a pie. Ya tendrán tiempo de enfrentarse a ellos.
Festejen sus derrotas y espoleen sus victorias. Tengan todos lunas de miel, como diría Chabela Vargas, y sorprendan las cuitas de la aventura de las relaciones sociales. Que los motivos sean sólo hallados por la risa. Disfruten, pasen y vean.

Así pues, vuelvan como yo a ilusionarse como tantos años como tantas veces, será un chute de adrenalina o de testosterona. Verán las acciones de su buena ventura y compartan alegría, que para llorar ya habrá tiempo. Cierren por unos días los portones a sus problemas, dejen que corran los malos augurios en los encierros y ojalá los volteen.

Me despido ya hasta la semana que viene. Disfruten de mi ausencia que yo procurare algún día disfrutar de las fiestas de mi querido pueblo/arrabal. Que viva la virgen del Rosario y las damas que nos representan estos días y por supuesto a las madres que las... ¡Ilusionaron!


Kerouac97@hotmail.com



Comentarios

Entradas populares