Ir al contenido principal

La promesa

"La promesa"


Así fue como el calor penetró en la sesera. Como el sudor eran lagrimas de preludio estival y la ausencia de su voz era eco en la estancia vacía. Distrajo su pensamiento con las fotos que habitaban con ella sus silencios, sobre los anaqueles de las promesas rotas. Jamás quiso ser odiada, regalaba amor a través de sus gestos. A pesar de su mirada triste, la lejanía familiar era asidero para proseguir camino. Su belleza la frágil certeza de unas pupilas encharcadas y las ojeras el faro para no desfallecer. 

La sola presencia del sonido calmaba su ansiedad. El agua caía por el grifo de la ducha llamándola. La certeza de su relajación en manos de la vaporosa humedad, cobijando su desesperación en la constante caricia del líquido elemento. Por unos instantes se abandono y acaricio sus pechos. Cerro los ojos y maldijo la presencia del mal fario en su vida. Mujer de convicción y fe, reafirmó su dolor compensándolo con una plegaria hacia su Dios renacido. No quería ser cuerpo de pecado. No quiso ser tentación que fuese maldita. Los hombres le habían hecho mucho daño. Y las mujeres posiblemente fueron motivos para su confusión. 

La mañana era recuerdo en la incumplida promesa del varón que la mintió. Siempre esperaba su regreso. Se agarraba a la única conversación que mil veces reiteró. Todo fue un error. El volvería para amarla. Las rejas del odio y las bandas quedarían atrás. El trasiego de chanchullos y enquistadas acciones que mutilaron el amor, se borrarían cuando el regresase. Como si hubiera sido una relación de puertas abiertas. El las cerraría para consolarla y de nuevo volver juntos como meses atrás. Como si nunca hubieran existido las compañías que no debió conocer, como si no hubiera existido otro hombre más.  Pero en el fondo de su alma sabia que mentía. El no cambiaría porque estaba enfangado hasta el culo. La vaina de la droga y los tentadores del dinero eran cuestión de tiempo. Ese que ya no tenía, que añoraba. Por eso, se cerraba a cualquier ilusión por menuda que fuera. No quería un chaleco salvavidas por un tiempo. No quería ser circunstancia de engaño, aunque en el fondo sabía que no seria mala idea. Pero, el nombre del hombre que le arrebató una vez el corazón, seguía pendiente de su llamada y lo que era peor de la promesa incumplida que la obligó a perder su libertad sentimental. 

Aunque otros siempre la mirasen con el deseo del arrullo. Como la escarcha de la mañana ante la ilusión de un nuevo día. Con la seguridad de ciertas mejoras para su corazón herido, y con las necesidades de un abrazo colmado en ciertos caprichos que ella merecía. Pero, ellos deberían esperar. Quería demostrar que no podía estar equivocada y escoger un mal camino. Solamente su deseo era que no volvías a confundirse. Que no escogiera la temperatura del agua equivocada para no quemarse. Hasta entonces, solo creyó en su promesa. Sabia que volvería con ella, aunque la duda del error en la decisión la enajenaba. Y todo por una taimada promesa. 




Comentarios

  1. Otro poema de desamor... Señor Jerry Lee, ¡le vamos a exigir que cree alguno de amor feliz!
    Ahora en serio, escriba lo que escriba, disfrutamos igualmente su arte. Gracias y ¡enhorabuena!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …