Ir al contenido principal

que llevarias a una isla desierta?

He recuperado un texto de julio de 2012. Un verano en Portugal. Escribiendo textos y recuperando la ilusión de escribir y de leer en el movil con nombre de iPhone. 


"Que llevar a una isla desierta"

Estamos en la playa de Martinals. Recién comidos reposando como raposeiros nuestras viandas hechas para comerlas tumbados o sentados casi en el mar. Estos tupper modernos en los que guardas la comida y a su vez los conservas en unos recipientes o contenedores y bolsas expresas para conservar la temperatura son un gran invento. Es una manera de aprovechar bien el día y estar en más calas o playas. 

En esta playa sopla algo de aire y los windsurfistas hacen las delicias de la vista. Calma y sosiego. Sotavento mitiga las calores de un suave verano en Portugal. A pesar de los recios y devastadores incendios que frecuentan la península. Al igual que Madeira o las Azores repostadas de infierno en su sed de mal. Espero en Cataluña las lenguas asesinas hayan calmado sus ansias devastadoras y hayan exterminado la angustia de los lugareños. 

Pero a lo que iba, ahora que estoy sin cobertura. Sin la ayuda de la tecnología para comunicarme con mi mundo conocido, me encuentro incomunicado. De todo esto ha derivado el pensamiento en la manifiesta y tópica pregunta: qué llevar a una isla desierta?.

Aunque no sea a una isla desierta pero veo claro por mis vivencias lo que si llevaría cuando viajo. La primera, la inestimable compañía de mi dama. Mi sustento y ayuda. Mi seguidora leal. Compenetración total y gustosa mujer. 

Lo segundo, un equipo tal como un mp4 mínimo en el que incluir música, algunos programas grabados de mis admirados Juan de Pablos y Manolo Fernández. Es decir, Con tres acordes; Toma uno; Flor de Pasión y por que no aliñar lo con La madeja o Carne cruda. Dos programas recientemente descubiertos y a los que me voy enganchando gracias a los podcast. Incluir también en este gran artilugio algún libro y opción de escritura como ahora. Y hablando de ocio también un parchis donde conjugar los afectos y desarrollar la trama de nuestra aventura. 

Por último recordar un elemento útil y de primera necesidad como es la ropa y la comida. De ahí mi afición este año por hacernos la comida y llevarlo en esos estupendos contenedores para aprovechar cada momento. 

Eso si que, no se olvide algo de dinero por si tengo que ir al dentista como esta mañana a que pegase el filamento desprendido y me imposibilitaba correctamente hablar, comer e incluso pensar. 

Que difícil es llevar sólo tres cosas aunque nos sobren muchas en nuestras vidas. 


Comentarios

  1. ¡Este artículo es como emplear una estupenda máquina del tiempo, señor Jerry Lee! Me encanta.
    Ah, por cierto, en una isla desierta no debería faltarnos un dispositivo con el que conectarnos a tu página y así poder leerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…