La verdad: escepticismo.

La verdad no quise asistir al encuentro del futuro y me quede silenciado en los fuegos artificiales del pasado. Correcto, la insatisfacción encuentra víctimas y devora las almas que se precipitan en el abismo. No hay salida no hay futuro. Es un canto desesperado que no quisiera acertar pero el advenimiento del tiempo demuestra lo contrario

Aunque en alcobas de palacio los nubarrones crecen y la imposición de un nuevo gurú hace que el escepticismo augure un único camino, salvese el que pueda tonto el ultimo. Y alrededor de la hoguera los facinerosos sonríen con el desparpajo de una trago de burbon mientras sueñan con los dineros recaudados a pesar del que dirán y que caiga el que caiga sin que falte un buen cohiba.

Madrid a 18 de diciembre de 2011

Comentarios

Entradas populares