Bajo la sombra de Pizarro

A través del blog, he pensado la posibilidad de compilar viejos textos y revisitarlos para darlos a conocer.



He levantado y avivado el fuego,
he alimentado el espacio de adobe
en boca de los besos que no dí
y he plasmado con la mirada sucia
el deseo febril que constante llega.

He recorrido con los dedos del deseo
un nombre mascullado en los sueños
de los eternos vates que pueblan
el entorno de mis fantasmas eternos.

He compilado las sílabas, formé su cuerpo,
descontrolada forma de la teta en la luna,
asimilado efluvios del Pacífico, gozosos
bajo la batalla de Cajamarca y la turba
enhiesta de la cordillera Andina, ponzoñosos
espamos que cubren Perú, de Arequipa a Lima,
desde Callao pasando por Cuzco y Bellavista.

Por todo su confín recorre un terremoto de placer
al paso de truenos y rayos de diverso poceder.

Comentarios

Entradas populares