Se despertó

Se despertó. El tiempo había borrado la imagen de su letargo. Una sonrisa dibujo su cara. Al menos, una persona le había recordado. Una sola  persona en el mundo. Aunque proviniese de las antípodas. Tanto físicas como existenciales. No podía reprocharselo. Al fin y al cabo ya tenía noventa años. Sin ningún hijo en su haber. Su esposa ya fallecida cinco años atrás. Las amistades perdidas por el avatar del tiempo. Unas sofocadas en el olvido. Otra por las inclemencias de las desdichas humanas. Perdidas en la inmensidad de una disculpa. Otras cambiadas ya que el interés no dio sus frutos. 
La mayoría cambio de actitud y de vida. La familia era lo primero. 

Pero a pesar de todo, a pesar de sus paseos por el parque de los sueños perdidos. A pesar de los cafés departidos con los desconocidos del lugar. A pesar de pasar casi siempre desapercibido y estar en otra órbita. A pesar de todo y de nada. A pesar de su soledad. 

Había una sola persona que le recordaba y le había llamado. Sòlo una que le había felicitado el año. Esbozò una sonrisa en la confortabilidad de su apartamento. Se tapò bien con una manta sobre sus piernas. Suspirò, dejandose llevar unos instantes por su pensamiento. Sòlo aquello le bastaba. Fue suficiente. Volvió a suspirar para regresar al único mundo conocido por él. 

Feliz Año se dijo.

Comentarios

  1. buenísimo!!!! Urte berri on!! Feliz año!! Enhorabuena por el blog, alguna no me cuesta, unas me molan y otras son buenísimas.

    Un abrazo cafetitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares