Ir al contenido principal

"El yo tecnológico"

La inercia obligaba a perder tiempo. Era una constante. Con gesto inquebrantable el hechizo técnico sustituía otros logros anteriores. Hobbies perdidos, fagocitados por el impulso moderno de la tecnología de alta gama. Prevalecía el impulso salvaje de un ciborg a la caza del nuevo gadget que saliese al mercado. Con ojo avizor y dedos raudos la tenacidad de la búsqueda le hacia estar siempre alerta. 

El impulso que ahora experimentaba era ya conocido. Revertía de nuevo las sensaciones ya olvidadas cuando descubría un artilugio desconocido. 

El circulo se iba cerrando, cercando como a un escorpión angustiado. Y la verdad, no era un vicio que pudiera condenarle. 

Desgraciadamente lo único que carecía ya de valor, sin prácticamente percatarse como una estalagmita que se va erosionado con los años, era la presencia de los suyos. Estaba condenado a la soledad. Jodidamente solo sin haberse dado cuenta. El tiempo le había castigado. Había extraviado las hojas del calendario. Las horas perdidas en la inmensidad de la luz de un plexo desvariando las coordenadas espacio temporales medianamente normales. La ansiedad, la avaricia. El contacto con las teclas. El pulso alucinante de la pantalla. Ese, su mayor reto. El único que ya contaba para él. 

Su compañera se llamaba Soledad. A pesar de que ya contaba con quince mil amigos en las dichosas redes sociales. Y aquello le reportaba una extraña sensación. Una sonrisa de triunfo o quién sabe, quizás de locura. 


Te ruego no intentes adivinarlo. Es un juego peligroso. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …