Ir al contenido principal

"La carrera emeritense". Objetivo y motivación.

La motivación era crecida de río. Se había hecho pulsación de verso batiente y sueños de alas blancas.
Como pocas otras veces hice acompañar mis ganas con mi ilusión y, un pequeño plan que pude llevar a cabo.

El objetivo era la media maratón de Mérida. Quería que mi segunda medía maratón fuera de mejores sensaciones que la primera.

La primera media fue el año pasado en Madrid. Pronto hará un año. Fue una verdadera carrera iniciatica. Después de varias de diez km me propuse como homenaje y tributo al alma de mi padre probar y terminar los veintiún km. Fue una carrera de verdadero sufrimiento. Desde el kilometro trece fui cojeando. Aprendí lo que era el dolor en carrera y quizá el espíritu olímpico del esfuerzo y la tenacidad. Saque fuerzas y logre cumplir la promesa del tributo.

Pues bien esta vez el objetivo era claro. Mejorar las dos horas veintitrés minutos de mi anterior carrera.

Otra cosa clara era como en cualquier empresa desde tiempos de conquista: la motivación.
Varias circunstancias me motivaban. La primera de ellas que, la carrera transcurriera por una ciudad con tanta historia como Mérida. Poder evocar a los dioses y quizás como ya en tiempos modernos emular a Spiridon Louis aunque fuera en la mitad de distancia o incluso al hombre al que se debe el nombre de la carrera y no es otro que el emisario de la batalla de Maratón en la antigüedad, Filipides. Que llevo la noticia del triunfo ateniense sobre los persas. Aunque nadie en su sano juicio por tan digno homenaje quisiera acabar como él cuando termino la carrera. Muerto.

Otra de las motivaciones era la particular y sentimental vinculación que me une a Extremadura. Y más después de haber entrenado la semana anterior en Huertas de Animas. Me marque un retiro voluntario para preparar un poco la prueba ya que de por si, no suelo entrenar mucho. Esos días previos a la postre sirvieron de mucho.
Además había que unir que en la carrera tendría mas publico que nunca. Ya no solo era Mar la que me esperaba sino mis cuñados, mis grandes amigos Juan Miguel y Rosa y sobre todo los pequeños Laura, Sandra y Javier. No podía fallar. Qué más motivación se puede pedir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…