"A tres metros sobre el cielo".


Yacía la vida en un suspenso de pasado. Acurrucado en un horizonte de futuro despertó de su letargo.

Acallaron las huelgas del presente y en un rebufo sorprendido de libertad comprendió la esencia.

Era brisa suave y fresca. Tanta vespertina caricia amaino su inconformismo. ! Qué espléndida figura!

Y su cuerpo se fundió con las ausencias de su mente. Transmitió los impulsos nerviosos las secuencias reducidas del ayer. La marea encabritada anego los sentidos y los sentimientos. Los intensifico en el momento único.

Francamente la juventud volvió a penetrar en los entresijos insondables de su pretendida pero no querida madurez. Todo en lo que creyó visionado de un solo efecto. A pesar de que todo iba bien. Siempre echo de menos muchas de las emociones que iba dejando atrás.

No conviene olvidar el paraíso de las experiencias primeras. Raíces que prendieron en lo mas profundo de nuestro ser. Ayudándonos a crecer mitigando el dolor de las perdidas y creciendo fuertes en la pose interior de nuestra esencia.

Por siempre joven a pesar de y por culpa de.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares