Ir al contenido principal

"Historia de una taimada y un ignorante. Quinta entrega revisitada"

*Por un problema técnico insertamos de nuevo esta entrada para restablecer el orden lógico del relato. Hemos variado alguna palabra o frase.

El hielo se fundió con los escalofríos mentales que sintió. Esa sensación no le abandonó nunca. Al día siguiente los dos volaron a París. Con la Torre de los Campos Eliseos observando el romanticismo en los cuerpos de los mortales ignorantes. El futuro sería una muesca que los edificios magnánimos no podían intuir en  el retorno de la ficticia nueva luna de miel.

Los padres no dijeron nada, se sorprendieron. Pero su silencio activó todos los mecanismos de defensa jurídicos y legales para salvaguardar lo que les posibilitaba su nivel de vida. Al menos lo que estaba en sus inocentes manos. La sabiduria de la experiencia es un grado de intuición y otro tanto de vida recorrida.



Pasaron algunos meses y su lamento fue enquistandose en las lagrimas de su corazón. Las cábalas logísticas de su mente le persuadieron de un desquite de orgullo en una fatal absolución por el bien de todos. Al menos eso quería pesar. Su pena se aferraba a la única tabla de naufrago que podía divisar en la neblina de su crisis crónica. Recuperaría el poder y juró no volver a dejarse dominar por una avariciosa mujer. Ya no estaría sometido. No tendría que huir al trabajo y hacer cada vez más horas para no verse impelido por el sumo orden que su mujer había establecido.


Así fue como leyó los vicios de un seguro de vida. Así fue como descuido las apariencias a veces tan estudiadas y así fue como se complico más su existencia. Perdió la razón y con la ingesta de la maravillosa cicuta de los poetas se adentró en el poderoso influjo de la absenta.


Con la determinación del que nunca fue. Simulo un accidente y la mató con el desdén del desesperado. Le quito los adjetivos y en una perífrasis de violencia la sumió en el olvido. Haya poder para corromper las almas. Haya sumisión para irrumpir las revoluciones calladas. Y así ejecuto su plan con la intención del creyente y el descuido del inocente.


Con tan mala fortuna que el sortilegio se rompió. Si no hubieran existido deudas, seguros de enorme contenido económico. Si no hubiera existido tal interés manifiesto. Nada ni nadie habría dicho nada. Ni le habrían denunciado. Pero sagaces detectives buscadores de brasas equivocadas a las cuales hincar el diente de unos ceros a la derecha, le echaron el lazo de la culpa y ahorcaron su venganza y la vergüenza de unos padres traicionados.


Como siempre el poder le condenó. La serpiente caprichosa que embaucó con sus ojos la presencia de su devenir entre las rejas violentas de una prisión enigmática no tuvo piedad. Marco el destino que la Ley transcrita tenía para los hombres culpables.

Él antes de escuchar el veredicto pensó y esbozando una sonrisa se dijo: - "al menos, soy libre. Nadie es capaz de soportar el peso de una viga sobre sus espaldas. Y todos son capaces de teorizar sobre unas pajillas en las entretelas de los demás".

Sólo los sabios saben la verdad el resto de los mortales como la vida misma interpretamos las sensaciones.


Javi Jerry Lee©mayo 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…