Ir al contenido principal

No olvides a nuestros mayores

AULLIDOSVITALES
  

      NO OLVIDES A NUESTROS MAYORES

Artículo publicado en el periódico digital la opinión de Trujillo 01/10/2012

A Paco Fresneda Minguez
Con el tono templado del otoño en la paleta de mis sensaciones. Pinto tu rostro y contemplo tu ironía con la pistola cargada de melancolía. Quizás con la carga emocional habilitada para dar un prisma objetivo a las cuentas existenciales de mi barba entrada en los cuarenta eslabones de mi rostro. Con el aprecio meditativo de nombrarte a cada rastro de mi existencia. Bebo tu mirada y contemplo los gestos compartidos. Derramo lágrimas y pronuncio tu nombre arrostrando la posesión que mejor ejerciste de sustantivo vestido y engalanado de diversos adjetivos. Iluminado por los adverbios que me enseñaste en actitud de vida: papa.
Con esa generosa actitud vitalista que nos caracterizaba, vuelvo a sentir la vida corriendo por mis poros. Después de años lastrados al consuelo de tu desconsuelo y ser mi objetivo casi único. Hacer de tu enfermedad nuestra victoria. Como así demostramos juntos y con pose de risa e ironía levantamos cada envés que los embistes de la sangre nos cercenaba. Cada espasmo de ictus soliviantado por cada pesadilla vivida, nos unía más haciendo de la derrota victorias pasajeras. Cada golpe revertido de lágrimas. Los destierros vitales cada vez más frecuentes. Nosotros nos mostrábamos cada vez más fuertes.
Ahora ya, hace año y ocho meses de tu partida. Precisamente hoy, enmarcado entre los convulsos días de la realidad ya no presentida. Es, precisamente, cuando vuelvo a regurgitar palabras que olvide. Compañías que ya solo eran presencias de sombras. Vuelvo a vestir los gestos y las actitudes que un día lleve con dignidad. Ahora que vuelvo a atrapar sueños y realizo la emoción de la risa. Ahora que, comparto palabras y tertulias. Tragos y amistad. Ahora que, me encalo de mi yo germinal y auténtico sin obviar tu recuerdo. Sino que es, ese recuerdo, el que me da más fuerza para enfrentarme al escepticismo que me asiste. Es tu rostro presentido, son tus palabras silenciosas y tus gestos los que me hacen comprender.


Pero, inevitablemente, tiemblo por los parias de la tierra. En este caso, parias como metáfora dirigida a los ancianos, a los enfermos crónicos, a los desamparados de cualquier condición. Recuerdo como te dieron años atrás de tu muerte la concesión del grado de incapacidad máximo. Aún habría que, pasar la tramitación para la concesión de la ayuda. Y por fin, vino una fría mañana sentimental del 28 de enero. Tú, ya partiste el día anterior. Siendo la impotencia y el dolor aún mucho mayor. Una larga tomadura de pelo a tus cincuenta años de cotización. Un agradecimiento al no haber tenido que cobrar nunca paro alguno. Y nunca, habías solicitado subvenciones ni ayudas. Con esa solvencia resolvieron tu enfermedad. Y es por eso que, me estremezco de pensar en los rumores y hechos que conciernen a la Ley de Dependencia. De los recortes y apoyos a nuestros mayores. Ellos que, lo dan todo sin pedir nada a cambio. Ellos que, vulneran la vida con su existencia como quieren hacernos creer. Cuando son motores económicos silenciosos en los tiempos habilitados. Son sustento familiar con sus pensiones, del futuro y el presente de los suyos. Ahora quieren quebrar lo que tanto se vanaglorian y enaltecen: la familia. En la práctica, la están desmotivando. La garante de determinados valores que se están perdiendo la están condenando.
Y pienso en las personas solas, en los indefensos. En la labor de Cáritas y otras organizaciones no gubernamentales. Pienso en las soflamas políticas y en la barbarie societaria de un país que no defiende a los mayores. Los que dieron y dan tanto a los nuestros. Pero como en la película, “Uno de los nuestros” habrá de ser uno de los suyos y desembarazarse de dependencias. Compren enfermedades pero no las contraigan porque para algunos será su condena última. No quiero ser agorero de ancianidades privativas y desvelos en los ojos desterrados.
Quizás nos llamen demagogos sin saber que los hechos lo demuestran. Por eso, atisbo tu mirada y tu pose a lo Richard Widmark para afrontar con la mayor de las chulerías y dignidad lo que nos quieran echar encima. Aunque muchos, huirán con sordos lamentos por el sumidero de los cobardes, olvidando a los suyos porque pondrán de excusa los hijos.
Hasta la semana que viene. Disfruten de mi ausencia pero no de la de sus mayores.


Francisco. Javier Fresneda Diadosa

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…