Ir al contenido principal

"El vértigo de rubia mujer"



Melena rubia. Pelo largo ondulando en vaivén de pose. Labios gruesos. Ojos rasgados de misterio ensangrentado. Leve escote. Mirada cansada. Demoledora, perdonavidas. Con la sutil afectación de sus dedos sobre la pantalla. A pesar de la seguridad física que transmitía de hembra arromadiza. Había algo en el temblor de sus dedos que testificaba lo contrario.


Arrobada por un golpeteo rítmico acompasado de la espera de una repuesta. Los segundos avanzaban como salivazo exclusivos en la apostura inquieta de su estampa.


Todo perfil impaciente se iba enguatando en el corsé de su mente. Su mirada de augurio secreto y horizonte peligroso tenía enquistado un presentimiento. Con la arritmia de su figura en virtud de una espera. La respuesta yacía en algún lugar. Invisible. La conexión dejo de latir. La cobertura se perdió entre los túneles del suburbano.


Una mueca transfiguro su cara. Su cuerpo que era oda en movimiento, trasmuto en un swing sincopado para convertirse en un be bop improvisado. La reconvertida mujer fatal mostró su lado más humano.
Posiblemente echaría en falta un tocador de señoras donde apaciguar los relámpagos de su tiempo.


Se mordió los carnosos labios cuando encontró de nuevo el abrazo menesteroso de la cobertura deseada. Tecleo de nuevo. Pero la paciencia había vomitado ya derrota y su espera feneció. No aguanto marco los números. El aparato sobre la oreja y aguardo a la duda. Aguardo a que la duda se hubiera vestido de positiva reafirmación. Los instantes elásticos por los que se avino en contorsión de rostro. Fueron presagio de un mal gesto. De la pérdida víctima de una opción fracasada. De nuevo, otra puerta cerrada a pesar del ir radiante brillo que sorprendía al que le adivinaba.

La audición se había cancelado. La actriz principal ya fue descubierta. La función ya tenis si estrella. Tendría que volver a perseverar en su imagen. Tendría que volver a presentarse a cualquier casting. Tendría que volver a dar cualquier afecto a la modulación de su voz. Tendría que volver a ilusionarse.


Cualquier cosa para salir del subsuelo de su vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…