Ir al contenido principal

“Un hombre y un pueblo unidos por la raíz”

A Restituto Diadosa Palacios. In Memorian.


​Reyerta de Octubre en Madrid con el calor deshumanizado calentando el día. Me enfrento al trasiego de la tarde ojeando fotos y registros del ayer. Magistral forma de encuentro y compañía , en las formas de unas fotos de nuestro querido arrabal, dicho con todo el cariño y orgullo del mundo.

​Ensimismado contemplo las imágenes de las fiestas del Rosario, de las capeas y demás actos que hacen del pueblo un solo himno.

​Me maravillo al pensar en la declaración de intenciones y en los valores que anualmente se reiteran con las fiestas. Nunca deberían perderse a lo largo del año y crecer bajo todo estamento reconocido.

​Me traslado al recuerdo de una persona que fue entrañable para el pueblo. Calzado sobre las chirucas de su nombre, mi abuelo Restituto Diadosa Palacios. Hombre que en su declaración de intenciones y valores mucho tuvo que ver con nuestro lugar. Y que mejor momento para recordarlo que, en nuestras fiestas. Ya que, el presente debe mucho al pasado. Con el pasado en las alforjas de nuestro presente, aprendemos a llevar un futuro mejor, aunque muchos lo olviden. Hombre y pueblo unidos por una misma raíz.

​Restituto Diadosa Palacios, nacido al albor del siglo XX. Emigró al continente americano cuando apenas contaba con dieciocho años. Cosas de la vida, su destino Argentina. ¡Quién lo diría ahora! A pesar de que nos vamos despertando cada vez más temprano en las horas de otro país. Después de trece años en los que hizo fortuna regresó a su España. En concreto a su querido pueblo.

​Allí se estableció de nuevo materializando sus sueños. Emprendió un negocio con un colmado, una tienda de ultramarinos. También materializó sus ansias con el campo ya que, era una persona excesivamente trabajadora, estableciendo ganadería y agricultura.

​Nuestro pueblo, por aquel entonces carecía de la riqueza material que hoy tenemos. Había mucha hambruna. Éramos un pueblo de grandes trabajadores pero con pequeños recursos. Se vivían tiempos de amistad, confraternización y fervor religioso pero el hambre, impedía muchas veces el crecimiento de un pueblo que lo merecía.

​De nuevo, pueblo y hombre unidos por una misma raíz. El hecho de establecer un negocio y poder realizar las labores del campo, hizo que repartiese jornales y trabajo a sus vecinos huerteños. Pero eso, no fue la labor importante por la que merece ser recordado. Una vez terminada la Guerra Civil las consecuencias de la misma se hicieron notar de una manera alarmante en la población huertana. Más empobrecida, incrementándose el número de familias con dificultades. Triste lamento por una injusta vivencia.

​Fue ese carácter luchador y humano, a veces perseguido erróneamente. Considerado por todos por su carácter altruista y generador de dividendos en la economía trujillano huerteña.

​Sobrepuesto a las consecuencias de la guerra y, a pesar de las cartillas de racionamiento, incentivó a la gente para proseguir a través de actos que los más mayores del lugar seguro no olvidan.

​Perdonando a muchas familias sus deudas para que saliesen adelante. Ayudando a las personas a comprar carros y utensilios para laborar. A otros les daba ovejas para que pudieran trabajar y comer cediéndoles algunas cercas, (como la del corral de la Peña).

​Todo ello, unido a su ideal apolítico y humanista que lo impulsaba a estar unido al que lo necesitaba. Es lo que posibilitó a un hombre y su pueblo a estar unidos por la raíz.

​Con el paso de los años lo he ido viviendo en las voces de la gente y, creo desde aquí, en este humilde homenaje a un gran hombre y a un gran pueblo.

​No olvidando desde estas líneas la declaración de intenciones y valores, el orgullo de pertenecer a nuestras raíces. Y así lo celebraremos y lo festejaremos. ¡! Qué viva la Virgen del Rosario!

Y que unidos por una misma raíz nos ayudemos a solventar los problemas impuestos por los mismos males menos decadentes de lo que pensábamos los ilusos.

11 de Octubre 2012. Texto revisitado del 2008.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …