Ir al contenido principal

"Epitafio confeso"



Becker dijo que lo ideal sería vivir la poesía. Por su parte Bradbuty pensó que la literatura había que vivirla. Y pienso que ambos tenían razón. Tanto como vivir en la carne del rock and roll. Adivinar el camino en la desnudez del arte. De una manera jubilosa vivir y contemplar la experimentación de los estados de ánimo. Sentirlos. Transmitirlos con el encanto romántico de la literatura y la música. Adaptaciones a la vida para sorprenderla y trasmitir la ilusión que nos brinda. La contemplación experimentalista. El miedo latente fluido éter de caldo de cultivo. El futuro vendrá con cariz de novela. Serás protagonista y mentor de tu ego. A pesar de cualquier trasfondo porque el poema será la ayuda de tu verso y el epíteto que mejor convendría para asegurar la marcha y continuar las andanzas. Meditando el relato e improvisando el camino en chanza de personaje. Evitando las prohibiciones. Minorando las condiciones peyorativas. Y creer en el único fin que es la vida. Con sustancia de noche, con libertad oscura y con dicha vital del claro dia. Esa es la única meta: vivir. Degustar los instantes y acariciar los momentos como el que escribe un fragmento y así se completa la vida con tu mejor lección en el libro de tu historia. En los poemas fugaces que dieron consistencia a tu epitafio. En la música que acompaña los estados anímicos que pueblan tu espíritu y como cables neurológicos enrollan tu libro y te hacen ser la persona sobre la que escribes cada día.
Mientras que un epitafio crece ahora con más fuerza cada día. A lo mejor en otro capítulo será otro. Pero este es el que le da forma. "He querido reírme de la vida hasta que la muerte se ha reído de mi. Y aquí yazco con mi cara mustia entre relojes de polvo. Ceniza de vida en lazos de muerte "

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…