Ir al contenido principal

INDIGESTIÓN

Artículo publicado en el Periódico digital la Opinión de Trujillo el 5/12/2012

F
río de diciembre que arrebata sonrisas y conciencias. Aterido al miedo del hoy que nos alimenta de realidades agrias. La sociedad, canción que no encuentra su ritmo. Notas discordantes que no encajan ni con un estribillo machacón. Alegato de sorpresa ante la gestión del día a día.
Por todo ello conviene, de vez en cuando, un homenaje de espíritu y carne. No viene nada mal para sobrellevar los rigores del crudo invierno. Argumentos a los que nos tenemos que aferrar para olvidar cualquier mala tempestad. Que la vida esta para disfrutarla, para vivirla por muchos problemas que nos acucien. Por la inconsistencia decrépita del que yerra sin responsabilidad. Noche cautiva de ilusiones en la lisonjera cara de la luna. Pero amigos, eso no lo podrán borrar. Debemos alimentarlo para sopesar cualquier consecuencia y modo de vida.
Por eso, con  el estómago lleno hasta la náusea. Las horas diurnas de la urbe empacharon la concavidad limitada de mi víscera. Con el aplomo de un poleo menta serene el espíritu mientras cercioraba que la materia era voraz. La ansiedad insaciable y el sentimiento de culpa imborrable. Había comido como hacía lustros. La diferencia era la edad. Ya no era un chaval y no necesitaba comer en exceso. Sólo tenía que mantener el espíritu de la imaginación. Ejercicio que en esta sociedad decadente y corrupta muchas veces te imposibilita la necesidad coherente de un trago de libertad.

Con este ejercicio de humildad y rara coherencia en mi, cargué con el pecado de la ansiedad y de la gula. A lo cual a un instante de flash en noche oscura y con la caterva de los hampones sirviendo a la impunidad de las fechorías que se esconden en el doblez de la luna, hallé las preguntas incontrolables e inconsolables.  
¿Cómo es posible que en un estado como el nuestro el bienestar se halle instalado en un promontorio de duda y falsedad?   
¿Cómo es posible que la legalidad de un estado de derecho vulnere y conculque los derechos esenciales que rigen una sociedad democrática?  
¿Cómo es posible que nos hayamos convertido en una república bananera al servicio de los poderosos y que incomprensiblemente aún no se encuentren satisfechos?
Parece ser que la gula financiera ni mata ni condena ni sacia a los gerifaltes que hacen de su ejercicio "modus vivendi".
Y yo, me preocupo de la opulencia del banquete de hoy. Evidentemente, no puedo regurgitar lo que he comido. Pero sí, puedo parar, calmar la ansiedad de la gula. Acaso ellos, ¿no podrían parar en su loco frenesí y verse hastíos de todo? Ya que, tan ni siquiera quieren devolver lo que han robado con la impunidad de una virgen vestal y con la inquina de un soberbio insatisfecho.
Dónde habrá dejado la madre Estado el medicamento que evita estos malestares estomacales y expulse a estos microbios y virus tan perjudiciales para la salud y para nuestros bolsillos maltrechos. Será que he tomado mucha absenta y estoy delirando.
Perdonen mi indisposición. Tengo que dejarles. No puedo ni debo continuar porque estas arcadas me retuercen. No vaya a ser que les salpique o les manche sus conciencias. Hasta la semana que viene. Disfruten de mi ausencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…