Ir al contenido principal

Invernal 2013

 

Artículo publicado en el diario digital La Opinión de Trujillo el 02/01/2013

Ya el invierno se ha instalado en el regusto de nuestras vidas, con su hoja silente y su vuelo sin motor; con aspas estudiantiles marcando las respuestas incorrectas a un gobierno de preguntas inciertas. En pulso aferrado, la mediocridad es estigma de vida; la pose del día gris se instala en las alcobas. Un chusco de pan como cuando los soldados hacían guardia de garita y cuartel.
Las figuras derramadas de la ciudad remarcan el ambiente. Lluvia de diciembre  a quién vas a encontrar. En ceniciento envite, la ciudad marca las horas. El metro lleno y la pedagogía del órdago en la boca del mentor. Cuita de dama de chaqueta en calles de Alemania y sus bancos sonríen en profiláctica dentadura. Muerdo de crisis el paciente se acerca. Germinal obsesión de rescate y tipo de interés.

De vueltas y vueltas con las revueltas, el cojo manteca es un recuerdo romántico mientras las calles del viejo Madrid se llenaban de canciones y vida. Adiós papá, consigna de muchos como estandarte de adoquín en París. Como papá cuéntame otra vez, grito de persignados ilusos al cambio del arrabal de los que no cuentan.
Bajo consignas de redes sociales la lucha ha variado. Y los consensos se hacen eco a la velocidad de la luz. Quizás las aves del paraíso hayan volado del país del nunca jamás. Pero mientras consignas irredentas del poder de los unos sea una causa. El desvelo habrá tenido su premio.
El castillo tranquilo será fuerza de futuro y los tiempos de ojeras olvidadas los acontecimientos por los que luchar. A pesar de cantos agoreros y barricadas construidas; a pesar de trincheras que sorprendan a los despistados. Los ciclos son una constante en el pulso del que está y la sociedad es un paciente que espera siempre.
Mientras la brecha se abre y el abismo bulle de preguntas. En alguna parte del lodazal yace Excalibur, esperando la llegada de un honesto caballero que dé con la formulación precisa sin necesidad de simulacro. Con la sola presencia de un gemido de gusto y un grito que despierte las conciencias. Esa es la única querencia que necesita la sociedad para volver a creer.
Por favor, abriguen sus cuerpos y conciencias, porque el invierno será crudo y frío. Inminente. Como osos cavernarios no salgan de sus cuevas. Hibernen que la primavera soñada por algún lado llegará en los sonidos venideros del dos mil trece. Importante, no desesperen. Tendrán su premio. Feliz 2013. No olviden lo esencial.
Un abrazo para ellos y besos para ellas desde la distancia de mi ausencia. Y por favor, disfruten de ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …