Ir al contenido principal

Oiga, ¿usted no sabe que existe el IBI?

Artículo publicado en el diario digital La Opinión de Trujillo el 21 de enero de 2013 Es tal el revuelo que las aves no terminan de encontrar su nido. Su vuelo ávido es consecuencia del despropósito y de la ausencia de un control para que los males endémicos no se extiendan. Es la corrupción una mancha de polución en términos absolutos que el político nace con ella y le da su peculiar visión como algo natural y así las aves busquen con afán donde nidificar. El proceso de desconfianza crece a marchas forzadas e impuestas por sacudidas de realidad con la sorpresa cada vez menos vestida. Pero, el sombrero de capirote cada vez más grande. En este combate cuerpo a cuerpo de políticos, para ver cuál es el que obtiene el honor de ser el mayor de los embusteros. El oprobio desmesurado hacia el pueblo español es cada vez más irritante. Atisbándose un pesimismo derivando al ciudadano de a pie a cada vez mayores dosis de descreimiento. Ahora, sacudidos por el tema Bárcenas la inquietud es vestidura de mi mente. ¿Qué cantidad de ocultos refranes y sentencias nos tienen reservados?, tanto unos como otros. Pero, no quiero adentrarme en este asunto hasta que los lances del juego judicial y político realicen algún paso que nos aclare términos. Lo que trasciende en este maremágnum es que el que más y el que menos quiere solapar la verdad y hacer trampas. En este caso me refiero al vecino que se escapa del principio de solidaridad y se escaquea de sus obligaciones para con sus propios vecinos. No me sirve el manido, "si los políticos lo hacen yo también", en un tema de tan calado como el impuesto sobre bienes inmuebles. La noticia a la que me refiero, la pude leer en este periódico digital y no pude aguantar la diatriba de escribir estas líneas. Reflejaba una cantidad que, para mi mentalidad ingenua, se me hacia muy alta sobre inmuebles no registrados en el catastro. Aproximadamente un millar. Para lo cual, el ayuntamiento quiere realizar una revisión lógica sobre el mismo, lógica decisión ya que por ahí se escapan muchas monedas en los bolsillos rotos de nuestro ayuntamiento y que, agradecerá cualquier remiendo y más, si no tiene que inventar nuevos impuestos, existiendo este yacimiento inexplorado y ahora ignoto de futuribles conversiones. Como bien sabe mi querido lector, el IBI es un impuesto enmarcado dentro del sistema tributario español. Siendo una exacción obligatoria por los ayuntamientos que grava la titularidad dominial y otros derechos reales que recaigan sobre bienes inmuebles localizados en el municipio que recauda el tributo. En este caso nuestro querido Trujillo, aunque no por todos, por dichas acciones omitidas desde hace lustros al menos para llegar a la cantidad de la que hablamos. Pues bien, en este reflejo de impunidad local que, durante años ha transitado por el suelo del berrocal, las voces de los vecinos que ocultan su bien no tienen ya derecho de queja. Y no la tienen, independientemente de sus ideas políticas, al igual que, indiferente es quien ocupe la alcaldía, porque falsearon realidades. Ya que han traicionado la viabilidad de su morada y a los vecinos y ciudadanos que si pagamos, condicionados por la anualidad de este impuesto. Ellos que conculcaron las leyes precisas para la convivencia de un municipio. No sólo vulneran el principio de confianza. También los de proporcionalidad y solidaridad de mayor gravedad al sumarlos en su conjunto. Por eso no merecen la atención sus opiniones cuando no ejercen como contribuyentes a mitigar los desajustes y pagos del ayuntamiento en el que viven, pacen, moran, comen, aman, sienten, comparten y yacen. Otra cuestión que, no por ello baladí, es si la cantidad gravada es acorde o desmesurada. Que sí, de unos años a esta parte el incremento del gravamen ha sido insultante. De saber, sí la gestión del ayuntamiento de esa cantidad ha sido adecuada o no. Quizás, sí todas estas propiedades hubieran sido consensuadas por el catastro no se hubiera disparado tal impuesto y hubieran beneficiado al desarrollo de la Muy Leal y Noble Ciudad. O quizás, se habrían incrementado las posesiones de unos cuantos. Estas cuestiones son supletorias, pero no impiden que, el ciudadano cumpla con sus obligaciones tributarias Es más, siendo muchos de ellos los que luego piden exenciones y justicias subvencionadas. Si no cumplimos nuestras obligaciones no podremos reclamar ciertos derechos, creo entender. Por otro lado ya que, el principio de confianza se ha vulnerado pienso en el ineficaz control que se ha realizado por la administración local. Así qué, si no damos el ejemplo adecuado no me extraña que las aves vean lógico su erróneo vuelo, porque las circunstancias con las que han crecido y los principios rectores con los que han volado han sido esos. Naturales para ellas dentro de su ilógico planear. Así pues, me despido vecinos. Espero que a los infractores se les haya removido la conciencia y a los ignorantes les haya abierto la posibilidad de ir al catastro y ponerse al día. No les canso más porque no quiero ser conciencia de nadie y menos con la que está cayendo. Disfruten de mi ausencia una semana más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…