Ir al contenido principal

Movida en los Goya

Artículo publicado en el diario digital La Oipnión de Trujillo el día 26/02/13 Zarandajas aparte, el martes pasado se vio a la sobrina de Aznar en la portada de Interviú. Buena zagala de treinta y tantos, de rostro desproporcionado con respecto a su cuerpo. Vamos que su tipo quita el hipo y el rostro lo da. Habló de su tío y no pasó nada. Desapercibido el posible escándalo de la entrevista, es por lo que me pregunto y no concibo como algunos medios han revoloteado y han agitado el palomero de las casas de nuestra patria por lo acontecido en la ceremonia de entrega de los Goya. No entiendo el despliegue de un escándalo porque alguien de "La Familia" opine, utilizando una plataforma como la nombrada aunque sea en dicho acto. "Volver" sería preciso, aunque este año ha sido mucho más descafeinada que otros anteriores las reivindicaciones. Viendo y sintiendo lo que estamos viviendo, no viene mal un cachete a los cerebros vitales que acontecen en nuestro devenir político. O puede que en "La soledad" de sus despachos confieren algo de claridad. No demoren la vergüenza de su desvergüenza porque esos tirones necesarios a su conciencia no deberían sentarles mal. No vaya a ser que les metan en "El orfanato". Es parte de nuestra España, cada vez mayor la que clama. Y esos canales creo necesarios para que reaccionen. Que vean la incertidumbre de la calle. Y que lo graben pulsando el botón de "Rec". Quizás, muchos de los que protestaron, no debieron ser estandarte porque quizás en el fondo no corresponda con lo que dicen sus actuaciones y hechos. Pero ese es un "Camino" que entra en las conciencias de cada uno. Sobre todo, si alguno de ellos no paga sus impuestos en España, no tienen ningún derecho a propugnar ninguna demagogia. No vaya a ser "María llena eres de gracia" que tu pecado sea el de todos y por ello se difuminen todos los posibles culpables y los imputados de toda condición. Pero no importa porque ver al sistemático morbo de nuestra adolescencia con morro y mirada lasciva en apellido cabalgando su nombre de Maribel, verdad de pecado y placer. Su pecado se hace venial y consentimos cualquier declaración. Sonrisa declaratoria de efecto inmediato. En el fondo el cristal adquiere diferente tonalidad dentro de "El laberinto del fauno". Ya que la "Belle Epoque" quedo amparada en la nostalgia de muchos, el "Pan negro" tiende a hacer de la realidad ficción y de la ficción cruda realidad. Y por supuesto no digan "Te doy mis ojos", se los arrancarán. O te quedarás mudo en esta realidad como "Blancanieves". Ni fueron tan agitados como los días del No a la guerra y, un sentido irónico y de crítica habría que soportar. Digo yo, ahora que no se sabe muy bien donde está el límite de los poderes. Cuál es el mojón que separa el ejecutivo con el judicial. Ellos que opinan de todo y lo confunden. Ya no sabemos si la señoría es político o juez. Banquero o corrupto. Legislador o ejecutor. Entonces, qué más da el sentido de la pataleta en escena. "Lo imposible" y deseable sería no hablar. ¿Tendríamos que aplicar los canales de la censura? O mejor, "Los lunes al sol" como estamos logrando para crear mayor diferencia y ruptura social. Cuando cada vez son menos los cauces de oposición social que el pueblo posee,.porque ejecutivamente ni la oposición política en el parlamento ejerce de tal, porque no es creíble. Es "El muerto y ser feliz" en su poltrona con forma de escaño. Así es qué, dejemos que el pueblo hable por medio de todo el que tenga algo que decir porque para eso estamos en democracia, ya sean artistas, futbolistas, literatos, abogados, columnistas, tenderos, amas de casa, médicos, profesores, alumnos, parados. etcétera. Dejemos que el pueblo se manifieste. Porque es la columna vertebral de nuestro país, son la única manera de llegar a los políticos. Y si no acuéstense en "El otro lado de la cama" y vean. O es que solo nos quieren para robar con "Una pistola en cada mano", el dinero que paga el contribuyente de bien por los canales fiscales aconsejados. Quizás "Y tu mama también", sea la respuesta. Después de toda esta reflexión acomódense y disfruten de alguna de las películas de nuestro cine trasladémonos, dejemos que nos lleve el sueño del celuloide ya sea "Lucía y el sexo", "El hijo de la novia", "Nueve reinas", "La comunidad", "El bola", "Amores perros", "Siete reinas", "Todo sobre mi madre", por ejemplo, aunque claro está habrá los que se nieguen por completo al cine español y luego vayan de españolistas o defensores de la patria. Queridos lectores, les dejo que vienen los Oscars y no sé realmente con qué zarandajas nos podrán salir. No veas la que se aproxima, "El día de la bestia" quedará escaso. Recuerdo el artículo de Ricardo Querol en el que dice: "Vuelve la vieja cantinela de que un millonario no puede solidarizarse con los de abajo, de que si tienes éxito perdiste los principios". Entonces, digo yo, los católicos y cristianos que van de tales podrían practicar con el ejemplo. Y así al menos si amnistías a los evasores en Suiza no deberías culpabilizar a otros que no secundan tus actos y tus pensamientos. Porque quién tiene el poder tiene que asumir las críticas también, como en todo vecindario que se precie por grande o pequeño que sea. Bueno les dejo, disfruten de mi ausencia y hasta la semana que viene. Me voy a Hollywood.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …