Ir al contenido principal

Desahucio

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 19 de Mar de 2013 Ahora que atravesamos tiempos convulsos y la posibilidad de la dación en pago es germen de esperanza. Cuando las sinrazones son causas que hacen pensar, el lado acorde más humano debe tender a su apreciación, aunque la cautela debe ser moneda de cambio, sino los truhanes y pícaros se pueden aprovechar de las migajas de los desdichados. He recibido en estos días a través de diversos medios, como son mi correo electrónico, mi blog y mi facebook, peticiones al compás de los desalojos acerca de la mezquindad de las leyes hipotecarias y el negocio de los pisos hipotecados, la redacción de una serie de líneas que refleje el drama que vivimos. Por ello, además de complacer a mis queridos lectores, reviso un aspecto que quizás no se trata en exceso en los medios de comunicación. Ella apartó la vanidad con el nombre de su hombre y le besó. La relectura de su noche fue imán de estrellas en su boca. Con el insomnio de la voz en la plañidera de la alborada, se encaminaron en noche de alcoba a un viaje compartido. El relincho de las horas fue plegaria de amor. Su voz en cursiva se despeñó en la actitud de un orgasmo. Con la negrita letra en abrazo remarcaron la palabra afecto. Las horas alcanzaron el día y los cuerpos cansados subrayaron la frase del descanso. Búsqueda reciente de almohada y persiana baja. Con la consigna del silencio y la muda presencia de los rostros en verdad de sueños se dejaron hacer. Los minutos trenzados bajo la frase rompedora de un Quique González rematando los destinos bajo los vestidos de los altavoces. "Ya están aquí para cubrir el expediente los presidentes de la desesperación". Menudo trago desparramado en una querencia de olvido y desamparo. Instantes que se perdían en la conciencia de su abrazo. El último abrazo de la semana en compartido reproche. La gente no se permitía los rayos fabulosos del amor y la congoja de la desesperación era indudablemente más constante que cualquier rayo de esperanza. Agonizaban en asfalto por todos lados los conceptos por palabras vagas e imprecisas. La noche preñada de zombis y las ilusiones disipadas eran la conciencia derramada de los perseguidos por el sistema. Ardua labor la que paria la calle ardiendo. Ellos bailaban en su silencio. Tenían que decirlo en su frondoso delirio. Se amaban con el verso sostenido en su poema y la realidad social su olvido. En el delirio cotidiano consumaban su pena por los derrotados en el crepitar de la condena. Otro hogar fumigado con el asunto del desahucio en aras de la equidad. O de los intereses de partido por la estadística del banco que no quiere perder y demoniza los cadáveres que deja a su paso, como gigante cyborg condenado al mandato de los valores sostenidos en la bolsa de un sistema detentado por las personas que reparten condenas y dirigen los designios de la ciudad y del estado capital del que comienzan a denostar su anterior invento llamado “Estado del Bienestar”. Aunque seguro, las causas sean múltiplos de millar. Se abrazaron con el terror en vena equiparándose a los desheredados que bucle de tiempo se repiten en constante escarnio de expediente maldito. Se abrazaron con la fuerza de sus conciencias queriendo olvidar las miradas intensas de los inocentes. En un punto silencioso silenciaron su mudo miedo y en boca cerrada el olvido exculparía los reproches de un lunes. Cuántas almas que desterrar de la dignidad de los sueños de hogar. Canto de calor vencido en alcobas liberadas. Sed de cuerpo en materia pretendida de deuda. Venda inútil de ojos ciegos. Sentirse ojos marchitos que no miran, que no observan la cruda realidad de los visillos íntimos de la mañana y de los problemas que vendrán; que el acicate constitucional son unos renglones torcidos que sólo velan los intereses de los poderosos que engendran política, injusticia y economía. Mañana volverán los expedientes a su despacho. Será el desahucio de su amor. Como siempre, esperando que no les desahucien por nada en sus vidas, me despido con el desahucio desterrado y conminando a que disfruten de mi ausencia hasta la semana que viene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…