Ir al contenido principal

"Chíviri"

Publicado en el el periódico digital La Opinión de Trujillo el 02 de Abril de 2013

 El campo pide tregua. Las aguas son causa de gozo y preocupación. Necesita orear las razones de las causas. El verde tono de esperanza es chanza de fango y suciedad. Estos lodos triunfo de tramposos. Los pasos se retiran. Las lágrimas desilusionadas campan en campo español. El Cristo se queda postrado y la virgen aguarda que escampe la trama que asila suelo patrio mientras los cielos rebosan nubarrones. Como la canción jinetes en la tormenta son los tiempos de vida y lluvia. Mientras, el sonido de la copla se repite un año más: "Trujillo es el pueblo más bello de España y aquel que lo dude que pase por él..." Domingo de Chiviri y reencuentro con nombres y adverbios, con adjetivos y sustantivos, con pronombres y verbos de otros tiempos. Alegría y desborde. Vivencia de un Domingo de resurrección insurrecto y original. Abril adelantado de aguas mil, como ambigú de una primavera lluviosa y tormentosa. El Chíviri de mito y tradición ha sido un evento inolvidable. Pocos recordaban un domingo así de húmedo, calados en demasía pero con el humor y la ilusión desbordante. La gente rebosante olvidando problemas cotidianos. Fiesta de interés turístico es un buen argumento para luchar contra la insatisfacción y el hermanamiento de las raíces. Como alguien que ha cometido una fechoría todos volvemos al acto del crimen. Y si en este caso, es Trujillo con mayores razones por descontado. Desde el siglo XIX la plaza mayor se convierte en hechicera y anfitriona, se convierte en punto de encuentro y cruce de caminos del destino de los lugareños y los visitadores, ataviada con el traje típico regional, entre cánticos, bailes, comida y bebida es un alboroto de alegría popular. Aunque este año, por las circunstancias climáticas ha habido menos color pero si mucha intención de pasarlo bien. Ya el lunes los valientes (Lunes de Pascua) se lamerán las heridas de la batalla con la buena costumbre de ir a comer al campo. Que recuerdos de niñez y adolescencia. Ese descanso del guerrero después del esparcimiento y la alborozada compañía. Varias cosas que resaltar con la caída de los años de la tranquilidad del almanaque. Una de ellas, el que cada vez se esta haciendo mas arraigado que la fiesta comience en la madrugada del Sábado Santo al Domingo de Resurrección. Antes éramos solo unos locos con ganas de chanza los que recorríamos las noches trujillanas cantando y bailando, hasta que se ha ido oficializando de una manera permeable en la tradición de la Semana Santa. Ahora ya, desde las doce de la noche, una orquesta toca en la Plaza Mayor de Trujillo. Las canciones populares que en su día, el poeta Trujillano Goro inmortalizó. Al igual, segunda razón que resaltar, que la Fiesta se ha ido esparciendo, ampliando su horario hasta la noche del domingo con la excusa del lunes festivo en tierra de conquista. Antes, años atrás, el Festival Folclórico Internacional era el broche que culminaba la actuación de toda la ciudad. No hay verdad más cierta en estas fechas : "Que Trujillo por las Pascuas yo no sé lo que parece, ay, chiviri, chiviri, chiviri, ay, chiviri, chiviri, chon. Que vienen los forasteros y se cuelan como peces, ay, chiviri, chiviri, chiviri, ay, chiviri, chiviri, chon" Esperando que el recuerdo de estas chanzas y algarabías llenen el morral del ciudadano, me apresto a despedirme de vos, hasta la semana que viene. Disfruten como siempre de mi ausencia. Y con la conciencia limpia como este año la plaza quedó, esperemos que los conspiradores vacíen sus talegas y nos devuelvan lo robado. Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …