Ir al contenido principal

"La balada del sur" versión nueva



Una balada penetró en la medianoche de sus vidas. Se aferraron a la versión de la canción como unos enamorados más. Su delito quererse. Su condena la segregación racial que imperaba en las sienes de una sociedad rancia y caduca.

Con el pick up bajo sus brazos y con la tarde por hacer decidieron un picnic de besos bajo la sombra de un Sauce llorón en el parque de las almas cándidas y de afecto leal.

Los ritmos eran la cadencia de sus manos. El du dua, el ronroneo de la tarde en gesto tranquilo. El tiempo, era un acorde de dulce melodía encadenada. Con la producción de unos cuerpos en abrazo constante, daban forma a una melodía de argumento enamorado.

Con el sentimiento en un bucle reactivo las sílabas eran húmedas y los gestos sabroso manjar de besos en labios de fruta y azúcar. El momento de dulce complacencia, era un soliloquio único. Mientras las caderas eran fiebre. Fiebre de agosto como deseo penetrante al gusto candente del calor de sus torsos. Simplemente, era una necesidad acuciante en la mente de sus voces. Como un blues en un honky tonk. Y su vida era una licencia escondida y apartada del mundo.

Las tradiciones mal entendidas eran rotas en las miradas de sus cadencias. Mientras otro ausente era condenado en la cruz quemada del clan de los encapuchados. Su tierno amor desconocía el pecado en las conciencias de los asesinos.

Cautivos del amor en la presencia no consentida de blancos puritanos y radicales. Mientras un sollozo quemaba la noche, un racista capataz violaba a la doncella negra bajo las carnes de la oscura noche de los silencios de miedos encorsetados. Un adalid el despliegue de los derechos civiles violentados en una turba de efecto y destrucción violentada.

Ellos, en la fruición de su pasional derroche, no intuían la carcoma de los reproches de los poderosos augurios. Con forma de mentes agujeradas como quesos de gruyere en el ocaso del poniente incendiado.

Los caballos eran tambores desbocados. Las baquetas las bridas de la destrucción y las capuchas blancas el destierro racial de un sentimiento puro. Sus gemidos, razones para escapar y en una huida de guitarras a ritmo de frenético rock and roll estampaban el adiós en el regazo de la tierra, testigo mudo de su amor. Guitarras atronadoras que galopaban al ritmo del baile del pato en una huida descomunal. Mientras, las caperuzas aullaban a la cruz ardiente del sur de los pecados.

En algún lugar del Sur con el cuidado de sus gestos y la bruma dormida del recuerdo, las añoranzas son las claves del mañana en una aventura de escapismo sin final. Entre los sonidos del río, la niebla esconde los ecos de su amor. Las baladas furibundas emergen contagiando el sabor del blues en el pecho del que siente, a lo largo y ancho del río del Sur.

El sol amanece sobre el despertar de sus cuerpos mixtos y un lloro de niño anuncia hora del desayuno.

Un mulato es el regalo que la balada del Sur entrego a la pareja que huyo de la segregación racial.

Una vez saciado el hambre y arropado con los besos trenzados de moreno marfil una balada se trasforma en la nana sentida del Sur.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …