Ir al contenido principal

Desplante laboral o tomadura de pelo

Artículo publicado en el diario digital La Opinión de Trujillo el 14 de Mayo de 2013
Un gran presagio equivocado pobló su destino. Las amplias miras se quedaron cercadas en puertas entornadas. Nadie esperaba que fuera un perdedor con sonrisa de ganador. Sus lágrimas le agarraron tan fuerte que sus cojones se volvieron mínimas expresiones. Minutos al despego del afecto. Ni sus gafas de sol le impedían esconderse del mundo.
Su obsesión escapar de una cruda realidad con la vehemencia del que existe y no espera nada a cambio. Porque de nadie esperaba nada y de nada quería la urgencia de una deuda. Su comportamiento, de ausente en la sonrisa varada de un mundo que no tragó y con el complejo de no mandar a nadie a lamer la culpa de otros, silenció su desgaste.
Incomprendido entre los restos, olvidado entre los ausentes quizás, por algunos querido, pero su estado cada vez más lamentable, eran gritos de soledad, indultado de cualquier apreciación errónea por una imagen distorsionada. El lamento era germen de imagen y buena intención. Más bueno que tonto, más iluso que hambriento. Sus sueños, la libertad enquistada en un pasado rebelde, añorada por siempre como un amante de platónico pecho y quebrado pecado.
No hacía más que retorcerse en la implicación de un taimado. El tiempo se le escapaba como sonrisa fértil y la fuerza efectiva de la gestión misma era invisible. Inevitable rebelión surgida por entré el profundo de su ego agazapado y baldío.
Incomparecencia de afectos en el semblante de su presencia, se sentía utilizado como tantos años atrás. La frustración era calzado habitual de lunes a viernes. Su silencio, su única tabla de salvación. Despreció lo cotidiano en las mismas apreciaciones despreciadas. Culpable y condenado. Tuvo tiempo años atrás en decir simplemente no, pero el tren se le escapó. La costumbre de cogerte del brazo antes que de la mano. Acostumbrarse a unos privilegios como algo natural. Ahora, nadie sabía nada ni nadie apreció tanto esfuerzo y buena cara ahora perdida. Sólo los nervios planeaban constante sobre su estampa y su miedo condición de salario. Era su mundo laboral el espejismo que le condenó. Reo del tiempo perdido, de los mal educados que tuvo que aguantar por no mandarlos al pairo y olvidar los malos modos en una hoguera de negativos deseos ardiendo sin culpa conocida.
Posiblemente, nuevas víctimas estarán rellenando el expediente de un ERE o la condición injusta de un quebranto de convenio. De mortal despido ya que, exprimir es gratuito y, la vida laboral solo espera pringados que le den presencia a un “sí, bwana”. Todos contentos en esta basura consentida de mentira y falsedad.
Aunque en esta hecatombe laboral sigan existiendo los cómplices del fraude y los pícaros lazarillos modernos al servicio de las prestaciones y las subvenciones. Al paso equivocado y al egoísmo desmesurado, y aunque no lo parezca, al sarcasmo revestido del lloro.
Menospreciando cualquier ayuda con tal de trabajar. Porque algunos, los menos, desde la tumbona contemplan un póster, por ejemplo, de Salvador de Bahía o La Habana, para que el sol caribeño les dé el suficiente calorcito para despabilar cualquier atisbo de solución y poder seguir viviendo del cuento de las hadas.
Me despido ya hasta la semana que viene. ¡Que más quisiera yo que poder hacerlo tomándome un cocktail refrescante al pie de la piscina mientras doy vueltas a mis ideas de pícaro sea cual fuese mi posición! Pero eso sí, sin engañar ni reírme de nadie, todo sea dicho. Les dejo con la consigna que por siempre les recuerdo: disfruten de mi ausencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…