Ir al contenido principal

Julio 2013

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 01 de Julio de 2013
“De la textura de un verano sin calor
en la crisis de una obsesión
despertaba en noches de sudor
y el jinete sin cabeza su presión.
En sentencia de noche y fatalidad
los perros aullaron sangre de luna
una sombra corría entre sombras
de una persecución sin disfraz
A cara de perro y carne cruda
los disparos cruzaron el cielo
y el aullido se estampó con el cuerpo
huido de una cruzada tan burda
En noches de calima la sombra
bordea la luna y un lamento
acompaña al ladrido de un perro
en la oscura bruma que estorba”
El tiempo pesa como una losa sobre los nervios del día. Sorprende a pesar de ello la velocidad de sus secuencias. Ya el mes de julio ha llegado sin el devenir de un futuro por ver, en este estrés de rutina y labor. No dejen que la pena sea cuita y los problemas arruguen su piel de verano. Que el acopio de los momentos placenteros sean la virtud de su descanso. Que la misma ansiedad de las horas perdidas no sea excusa para no poder disfrutar de un verano. Despojen los problemas de su ubicuidad diaria. Disfruten en tiempos de crisis de las sencillas formas que nos da el ocioso tiempo estival. Valoren los instantes que nos brinda este tiempo porque la vida es pura agonía y los minutos se disuelven en beneficio de la derrota final. Así que huyan de la monotonía y siéntanse vivos. Aseguren sus afirmaciones y reafirmen sus cuestiones. Desconecten de la lectura diaria y adéntrense en la libertad poética del verano y su color.

No se agobien con la crisis y las noticias del día. Los ecos de sociedad se acomoden en el cajón de la cómoda para la temporada que vendrá. Que a pesar de los tiempos coléricos que habitamos nos sorprendamos de la sencillez de las pequeñas cosas. Que vuele la imaginación. Seamos los amos de una libertad anhelada y cercenada. Disfrutemos de las raíces de nuestros pueblos y degustemos la fresca de la noche en los rellanos de las casas. Recuperemos la compañía de los que no vemos. Hagamos descanso del verbo diario y de las compañías del año. Escapemos de la rutina que nos quiebra la mente y de cansancio nos viste. Aunque sólo sea para contemplar las estrellas desde lo alto del castillo. Habiten los minutos de los gustos que no logramos durante el año. Sean vivos reflejos de un chapuzón de risa y vivan. Sean conscientes de la vuelta y vuelvan con las pilas cargadas. Descansen, coman, corran, amen, sueñen, canten, beban, duerman, naden, lean, etcétera. O como un pequeño súper ratón, “mineralícense y vitamínense”. Porque en esencia su verano debe ser el viaje de Ulises para conocernos un poco más. Una aventura que nos complete y enriquezca. La misma motivación del corredor de fondo con la mirada en los kilómetros y su regusto en la satisfacción del logro conseguido.

No dejen que el verano se les agrie por culpa de una crisis de la que no son culpables. Que afloren las ilusiones venideras. Los problemas descansen también que habrá tiempo para abordarlos. Vivan y dejen vivir como la vieja canción del gran Paul, Sir para más señas. Que su enfado diario sea dominado por la música encantadora del Gran Rastafari. Si pueden viajen, ya sea a través de la mente o desplácense aunque sea unos kilómetros. Les ayudará a volver a ser libres. Pero sean precavidos en su viaje quiero verlos de vuelta. Disfruten de mi ausencia y la de todos los demás. Dedique su tiempo a usted y a lo que le venga en gana. Ya habrá tiempo para agobios. Buen verano 2013. Que los meses de julio y agosto les sean propicios, tanto como ustedes busquen y deseen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…