"Servil"




El viaje ha terminado y un dolor de ruido inocula mi memoria. El martillear de los martillos pilones no calman. El efecto placebo del baño en la piscina no es ejercicio suficiente para olvidar la cercanía de los motivos no deseados. 

Necesito retomar el camino como un kerouac al uso y huir de las acometidas de la gran ciudad con el pronunciamiento de sus problemas y con el desconsuelo a destajo para cerrar cualquier salida. La querencia de la tierra llama a pesar de los rayos infernales y la voz insaciable de mi cuerpo clama por su encuentro. Mañana partiremos.  Rumbo a poniente, último de los lugares donde vivificar las almas. Las nuestras, antes de volver a ser esclavos. Antes de que nuestro tiempo ya no nos pertenezca. Antes ya de que todo sea un sueño y seamos serviles números del capitalismo dirigido. 

Comentarios

Entradas populares