"Concierto de los Dirty preachers"





Hermanos y supervivientes de las épocas pretéritas del mundo auténtico. Como constancia de una vida mejor a golpe de rebelde canción, nada mejor que asistir a un concierto de los preachers. Acertado concierto de pecadores a golpe de mejorar canciones originales, pasando por el tamiz de sus versiones. Enfoque acelerado y vitalista. Allí teníamos a parte de nuestra adolescencia pasando por la instrumentación de estos rebeldes del ritmo: Gustavo Villamor, gran contrabajista,  que con su buen humor, la gran técnica y talento con el instrumento envolvía y marcaba las canciones; el inefable Rey Luí, en un plano más alejado pero con sus chascarrillos y su pose de gígolo marcando con su voz temas standard en su ya magna carrera como la canción "Quiero ser como tu" a un ritmo in crecendo,  inundó la sala de alegría e ironía; Angel "siete vidas", siempre desde la humildad de un gran caballero estuvo a la batería durante la primera parte del concierto para pasar después a la guitarra y cantar unos temas. De rabia y envoltura Ángel nos dió, o mejor compartió sus siete vidas;  Grandes descubrimientos para mi fueron, ya que, a los demás ya los conocía,  Daniel con tranquilo gesto, compartiendo acordes y haciéndonos rejuvenecer y Rafael "reverendo"con su gran voz, su pose a lo Elvis, y contagiandonos de la música negroide y seminal de James Brown, Wilson y otros maestros. A pesar de su pose de tipo duro se dejo revolcar por el suelo y subirse a la barra del otro extremo del escenario. Grandes músicos y mejores personas. Accesibles y generosos con su público. Luego no vengan a contarme que el Boss se estira dando tres horas de concierto.  Nos ha jodido mayo, a cien pavos la entrada mínima ya podrá. Aunque se marque un recuerdo a Víctor Jara en su último concierto latinoamericano. Los preachers le superaron, tres horas y media. Los asistentes a pesar del calor, no parábamos de bailar y rockandrollear. La camisa era un paño de sudor al estilo Elvis y sus pañuelos para secarse las gotas. Nuestros cuerpos eran adrenalina de rock and roll. Ah! si todos los gurus del pop como George Michael, Madonna, Depeche Mode etc los escuchasen se quedarían pasmados. O la mismísima hija de la voz, Nancy, se volvería loca como sus botas al caminar. 

Para ejemplo fui acompañado de mi chica y unos amigos, no tan entregados a la causa del Rockabilly como yo, pero he decir que lo fliparon. Uno de ellos amante de Depeche se quedo asombrado de oír las canciones a ese ritmo y con esos arreglos. Gustando también como un buen equipo que todos y cada uno de los componentes de la banda eran comodines para el bien común y deleite de todos. De repente nos sorprendía Luis Prima para pasar por Elvis y continuar con Stray Cats y acabar con un menos tristón Roy Orbison haciendo a las damas del lugar las más bonitas de la madrugada del foro y del confín rockero. 

El día 25 de octubre repiten, se lo aconsejo. Purguen sus pecados con las bocanadas de música y los impulsos salvajes del corazón. Los seguiremos en procesión como fieles feligreses de esta religión por siempre temida y proscrita. Hagase su voluntad y ardan los infiernos de la realidad en la homilía del pecado de estos irreverentes predicadores. 
Amén 

JaviJerryLee®septiembre2013



Comentarios

  1. Tres horas y media???? Tenemos que ir con vosotros alguna vez... supongo que después de un festival indie aguantaremos el tirón... porque eso sí, los conciertos indies... si llegan a las dos horas es un milagro...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares