Ir al contenido principal

Espíritu olímpico

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el  09 de Septiembre de 2013Francisco Javier Fresneda Diadosa

“Nuestras voces se alzan,/ nuestros cielos se llenan/ de banderas, de banderas./ Verde, blanca y negra”8 de agosto de 2013.

En esta mañana de regocijo extremeño por su día grande, muchos españoles y en especial los madrileños, se levantarán con la resaca por la eliminación hacia la carrera olímpica. La sede del 2020 se fue a Tokio. Las banderas del olimpismo patrio se recogen mientras las de los valores extremeños se izan en este día.

De la frustración al desamparo solo hay un paso. La ilusión de una muchedumbre y un pueblo decapitada en primera ronda. No es hacer leña del árbol caído, pero de los errores hay que tomar nota y lo pretencioso, muchas veces, nos embarca en corriente equivocada o, al menos, la tribulación yerra.

El cohecho y la prevaricación campan en los valores de un olimpismo maltrecho. El espíritu olímpico es ahora quimera sostenida en el recuerdo de un hombre como Samaranch. Habría que investigar la amnesia pretendida de los miembros del COI. el examen de ingreso y su capacidad contrastada.

Evidentemente es que un mal endémico como la corrupción, instalada en suelo patrio como una pandemia, se ha vertido sobre los anillos olímpicos perdiendo el color para vestirlo de traje y encorbatarse hasta acogotar los clásicos principios universales del mundo olímpico.

Esto, que no escama y no escampa, no debería extrañarnos tanto porque nos han alimentado con el mismo aceite de ricino que pretendemos diariamente con la cadencia de las siglas políticas aquí.

Aparte de este dispendio y exhibicionismo de política moderna, ya sabemos que nunca congenió bien el arte o doctrina referente al gobierno de los Estados con la esencia del deporte.

Aparte de este dispendio y exhibicionismo de política moderna, ya sabemos que nunca congenió bien el arte o doctrina referente al gobierno de los Estados con la esencia del deporte. Evidenciar la ilusión de Madrid y su triple intento de superar un muro de incomprensión es un esfuerzo monumental. Por tanto, debemos paralizar, de momento cualquier nueva iniciativa hasta que no purguen una parte importante de los miembros que componen el comité olímpico internacional. Debemos centrarnos en nuestra política doméstica. Ya que la inyección económica como antídoto a la crisis no va a llegar.

También debemos realizar una autocrítica, que muchos tildarán de conversa al ponerla en práctica. Desde mi punto de vista, el hándicap evidente de que nuestra política exterior, tanto como con el Gobierno de pinocho Zapatero como cno el de mutismo Rajoy, nos dejan en un segundo o tercer plano dentro de un contexto sociopolítico de nivel mundial. Para que nuestra presencia sea tan real como el idioma de Cervantes -que, como efecto, inverso cada vez tiene mayor asentamiento en el planeta-, debemos replantearnos la vigencia de numerosas premisas ya caducas.

La imagen de corrupción tan manifiesta y el lastre de la 'Operación Puerto' nos lleva a trasformar nuestro rostro en caretas burlescas y hacen que, desgraciadamente, nadie nos crea. Ello, unido a la falta de inversores, la agonía de nuestra crisis y el desafío de un nuevo modelo de gestión, nos ha abocado a la criba, por no desmerecer a alguno de los miembros que han defendido la candidatura con preparación escasa debido a tanto relajante con café con leche.

Hace tiempo, algún miembro del COI afecto a nuestra candidatura, sostuvo que en los últimos meses convendría para el interés hispano el pasar desapercibidos. Mira por donde, surge el vergonzoso conflicto gibraltareño, a escasas semanas del examen definitivo. Buscando un símil académico, en este mes de revalidas, aunque con los nuevos planes de estudio están desapareciendo, cateamos con la ignorancia del inocente.

Triste es que la candidatura con mayor apoyo popular se haya trasformado en fuegos artificiales de escepticismo y no hayamos querido dejar de mirarnos en el espejito mágico de la bruja maligna de Blancanieves. Orgullo arrogante que no dejaba ver la máscara de la mofa europea recolgando de la Torre de Londres, de la Puerta de Brandemburgo o de la mismísima Torre Eiffel. Desconcierto de militantes de las comisiones y sobres cerrados, con los endosos suficientes para satisfacer cualquier vanidad del ego político.

De momento, hasta estar mejor preparados y que los profesores no nos tengan manía, debemos cambiar de carrera. Ya como alumnos, nos podríamos dedicar a otra historia más provechosa para nuestro futuro cercano. Así, las asignaturas de Exteriores, Ética y Política, en prevención de escándalos patrios y en sus ramas de partidos políticos y de monarquía, deberían ser revisadas a conciencia. Como, al mismo tiempo, se debería olvidar esa incongruencia de querer una sede olímpica cuando el dinero cada vez se recorta más y más para los atletas y deportistas en deportes no elitistas pero si olímpicos y que tan buen sabor han dejado en nuestros compatriotas en pasadas ediciones. Al mismo tiempo, se deberá fomentar el espíritu olímpico a través de nuestras vidas y no todos los valores que van enseñando sin ruborizarse al presentar su candidatura.

Les dejo ya, disfruten de mi ausencia, como siempre, hasta la semana que viene. Imaginen unas olimpiadas extremeñas y luego, Dios dirá. De lo que nadie nos podrá eliminar a las primeras de cambio, es de nuestro orgullo por ser extremeños de corazón. Y lo que, desarrollemos a través de nuestros actos y opiniones en nuestras ciudades o países de adopción será el espejo con la que Extremadura se dará al mundo. Así que sean verdaderos olímpicos como extremeños de pro. Y nada, felicitar al elegido.

Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…