Ir al contenido principal

"De aniversarios y cumpleaños".

Un simple recuerdo de belleza y poema. Vida y muerte. La anestesia del dolor en escarcha de recuerdo. Grandes personajes están de aniversario estos días. Dos de ellos viven. Dos mueren. Mezcla de arte y pasión, de redoble de admiración y exquisita dominación de su arte en cada uno de los campos que precisan. 

El mayor de ellos. Sería el gran bate de Hispanoamérica. Neruda de voz y canto en Isla Negra. Valedor de diplomacia y metáfora en la palma de su mano. Desbloqueando el Sur en pleno centro Madrileño. Arguelles, campo de operaciones la casa de las flores. Después vino la retirada y su compromiso. Allende con él y el vértigo político de un ejecutor. Sus poemas desesperados siguen arreciando en la costa de los humildes. Del espíritu del cartero y de la carta inconclusa de los versos que nos dejaron allá. 

Otras flores para un funeral serían para los ojos azules del celuloide y su inmensidad. Cinco años del deceso de señor Newman. La intensidad de sus ojos proyectaba sobre todas las cosas que hacia la pasión. De sobra conocida su carrera cinematográfica, de merecidos Oscars, aunque de cosecha tardía, la academia no cuadraba con él, a pesar de tener en su haber mejores títulos que por los que le fueron entregadas las estatuillas. Obviando el del mérito a su carrera fílmica. 
La misma intensidad que en sus carreras automovilísticas, el campeón más longevo de un circuito de 24 horas con setenta años. O el sabor de sus salsas. Hubo un tiempo entre los más jóvenes americanos que eran más conocidas que sus películas. Bueno quizás sea una exageración. O sus conocidos campamentos de verano para niños desfavorecidos.  Así era Newman un pasional de ojos azules. Buen tipo, como diría Redford, lo que todo hombre le hubiera gustado ser. El dulce pájaro de juventud paso de ser un busca vidas a un fiel amante de su esposa. Hasta ahí le llego la pasión. Contrario a lo que Hollywood nos tiene acostumbrado. Su amor llegó hasta que la muerte los separó. 

Ahora si, los aniversarios vitales ocupan unas líneas. En el post anterior de este blog ya tratamos al Killer. Nos remitiremos a el para no repetirnos. 

Dentro de las artes, ya hemos tratado la poesía el cine y la música. Ahora recordaremos a una mujer que reúne todo en ella. La musa de las musas. Mónica Belucci cumple años y despierta pasiones. Poesía, música y cine pueden inspirarse en ella. Mujer de tradición italiana, siguiendo la línea de las predecesoras, las grandes divas del cine italiano: Loren, Cardinale, Vitti etc. Modelo de inicio e imagen de marca actualmente. Plega su palmito en eventos a golpe de talonario para embelesar al pueblo y que olvide la realidad para habitar los sueños con ella. Las dotes de actriz van creciendo y va interviniendo en cada vez más películas. De las pocas modelos que han triunfado en el cine. Y siguiendo la tradición de las mamma del cine italiano cruzo el charco y compartió Europa. Como ellas sigue siendo utopía de mortales y más aún habiendo roto su matrimonio el pasado agosto, con un actor francés que no viene al caso. Total se quedó atrapado en su ensoñación. 
No es una mala forma de comenzar octubre con el recuerdo de estas personas. Ahora que otoño se va revolviendo del letargo como un bello poema en la secuencia de una película con una arrolladora banda sonora, como el otoño. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …