Ir al contenido principal

"The Crazy Ninties"

"The Crazy Ninties"

No soy fumador. Reconozco que se está mejor en los bares sin el rastro del olor del delito. Pero anoche, eché de menos el humo del antro. La mezcla con el escenario y el ambiente. Con la luz y las sombras. Con el grupo y el público. Juego de acción y síntoma de drama. La música lo precisaba para sostener las notas que The Crazy Ninties solventaban en favor de la oscuridad y la alevosía. 

Con el efecto doloso de manejar una serie de canciones en su mayoría de la década de los noventa, fueron culpables de variar y domar canciones imposibles. Temas de Nirvana, Metallica y ACDC que no son grupos de mi agrado, los pasaron por el tamiz de una estructura más folky, rockera y jazzy. Haciendo mucho más digeribles tamaños estofados empachosos. Sorprendido me vi con una versión que mezclaba el himno de Loquillo "Feo, fuerte y formal", con una canción que significa mucho para mi, ya que con ella inicie mi primer baile nupcial: "Stand by me". La mezcla fue sorprendente, original y atrevida. No diré mejor que las originales. Pero si, me lleva a pensar, lo que siempre digo, el talento no esta en la television ni en programas de programación de estrellas sin lustre ni creatividad.  La calle y el rock siempre han estado vinculados desde el inicio de los tiempos y, su idilio es el que da forma a un estilo de vida. 

Sin duda, Beni con su guitarra española electrificada ejerce de mentor en la temática que ejecutan. A pesar, del carisma de Chino, la voz que arropa el repertorio del grupo. Confirmada la técnica y los años de estudio del guitarrista, se ve claramente como llevando a su terreno la canción ejecuta los solos, vistiendo de electricidad y técnica las notas. En un ejercicio de humildad y generosidad, el Chino se aparta orgulloso, para que su compañero se luzca.  Ya que él, como vocalista tiene más momentos para lucirse y seguir con el ritual. 

En cuanto, a Alfonso y Rodrigo, bajo y batería, compañeros de fatigas, con buena intención quedan en un segundo plano para dar protagonismo a sus compinches. Cuestiones de guión y buenos compañeros, todo en pos del buen fin del grupo. 

Y así, entre las notas disueltas y los solos guitarreros pasamos la noche, terminando con una sorprendente versión de un dueto de bellas féminas, Ella baila sola y su tema "amores de barra".  Antagónicos físicos la de nuestros protagonistas, comparados con las damas, realizando una anodina versión, que resultó convincente,  por las características del concierto. Aunque quizás, con el humo que había en los garitos,  allá en la década de los noventa, le hubiera venido mejor al ambiente y al traje de la noche y sus canciones ese humo ya extinto y disperso. 

JaviJerryLee®octubre2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…