"The Crazy Ninties"

"The Crazy Ninties"

No soy fumador. Reconozco que se está mejor en los bares sin el rastro del olor del delito. Pero anoche, eché de menos el humo del antro. La mezcla con el escenario y el ambiente. Con la luz y las sombras. Con el grupo y el público. Juego de acción y síntoma de drama. La música lo precisaba para sostener las notas que The Crazy Ninties solventaban en favor de la oscuridad y la alevosía. 

Con el efecto doloso de manejar una serie de canciones en su mayoría de la década de los noventa, fueron culpables de variar y domar canciones imposibles. Temas de Nirvana, Metallica y ACDC que no son grupos de mi agrado, los pasaron por el tamiz de una estructura más folky, rockera y jazzy. Haciendo mucho más digeribles tamaños estofados empachosos. Sorprendido me vi con una versión que mezclaba el himno de Loquillo "Feo, fuerte y formal", con una canción que significa mucho para mi, ya que con ella inicie mi primer baile nupcial: "Stand by me". La mezcla fue sorprendente, original y atrevida. No diré mejor que las originales. Pero si, me lleva a pensar, lo que siempre digo, el talento no esta en la television ni en programas de programación de estrellas sin lustre ni creatividad.  La calle y el rock siempre han estado vinculados desde el inicio de los tiempos y, su idilio es el que da forma a un estilo de vida. 

Sin duda, Beni con su guitarra española electrificada ejerce de mentor en la temática que ejecutan. A pesar, del carisma de Chino, la voz que arropa el repertorio del grupo. Confirmada la técnica y los años de estudio del guitarrista, se ve claramente como llevando a su terreno la canción ejecuta los solos, vistiendo de electricidad y técnica las notas. En un ejercicio de humildad y generosidad, el Chino se aparta orgulloso, para que su compañero se luzca.  Ya que él, como vocalista tiene más momentos para lucirse y seguir con el ritual. 

En cuanto, a Alfonso y Rodrigo, bajo y batería, compañeros de fatigas, con buena intención quedan en un segundo plano para dar protagonismo a sus compinches. Cuestiones de guión y buenos compañeros, todo en pos del buen fin del grupo. 

Y así, entre las notas disueltas y los solos guitarreros pasamos la noche, terminando con una sorprendente versión de un dueto de bellas féminas, Ella baila sola y su tema "amores de barra".  Antagónicos físicos la de nuestros protagonistas, comparados con las damas, realizando una anodina versión, que resultó convincente,  por las características del concierto. Aunque quizás, con el humo que había en los garitos,  allá en la década de los noventa, le hubiera venido mejor al ambiente y al traje de la noche y sus canciones ese humo ya extinto y disperso. 

JaviJerryLee®octubre2013

Comentarios

Entradas populares