Ir al contenido principal

"The Crazy Ninties"

"The Crazy Ninties"

No soy fumador. Reconozco que se está mejor en los bares sin el rastro del olor del delito. Pero anoche, eché de menos el humo del antro. La mezcla con el escenario y el ambiente. Con la luz y las sombras. Con el grupo y el público. Juego de acción y síntoma de drama. La música lo precisaba para sostener las notas que The Crazy Ninties solventaban en favor de la oscuridad y la alevosía. 

Con el efecto doloso de manejar una serie de canciones en su mayoría de la década de los noventa, fueron culpables de variar y domar canciones imposibles. Temas de Nirvana, Metallica y ACDC que no son grupos de mi agrado, los pasaron por el tamiz de una estructura más folky, rockera y jazzy. Haciendo mucho más digeribles tamaños estofados empachosos. Sorprendido me vi con una versión que mezclaba el himno de Loquillo "Feo, fuerte y formal", con una canción que significa mucho para mi, ya que con ella inicie mi primer baile nupcial: "Stand by me". La mezcla fue sorprendente, original y atrevida. No diré mejor que las originales. Pero si, me lleva a pensar, lo que siempre digo, el talento no esta en la television ni en programas de programación de estrellas sin lustre ni creatividad.  La calle y el rock siempre han estado vinculados desde el inicio de los tiempos y, su idilio es el que da forma a un estilo de vida. 

Sin duda, Beni con su guitarra española electrificada ejerce de mentor en la temática que ejecutan. A pesar, del carisma de Chino, la voz que arropa el repertorio del grupo. Confirmada la técnica y los años de estudio del guitarrista, se ve claramente como llevando a su terreno la canción ejecuta los solos, vistiendo de electricidad y técnica las notas. En un ejercicio de humildad y generosidad, el Chino se aparta orgulloso, para que su compañero se luzca.  Ya que él, como vocalista tiene más momentos para lucirse y seguir con el ritual. 

En cuanto, a Alfonso y Rodrigo, bajo y batería, compañeros de fatigas, con buena intención quedan en un segundo plano para dar protagonismo a sus compinches. Cuestiones de guión y buenos compañeros, todo en pos del buen fin del grupo. 

Y así, entre las notas disueltas y los solos guitarreros pasamos la noche, terminando con una sorprendente versión de un dueto de bellas féminas, Ella baila sola y su tema "amores de barra".  Antagónicos físicos la de nuestros protagonistas, comparados con las damas, realizando una anodina versión, que resultó convincente,  por las características del concierto. Aunque quizás, con el humo que había en los garitos,  allá en la década de los noventa, le hubiera venido mejor al ambiente y al traje de la noche y sus canciones ese humo ya extinto y disperso. 

JaviJerryLee®octubre2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…