Ir al contenido principal

Emigrar con la frente marchita

Artículo del diario digital La Opinión de Trujillo el 08 de Octubre de 2013

Su disyuntiva fue la de creer o la de huir. Fue el prodigio del discurso lo que le embelesó. La apostura y el donaire. La raya postrada con recta regla sobre su cabeza separando los cabellos. El traje al corte en venial sustento, como el que lo lleva impreso en su cuerpo. Líneas maestras de perfil de sastre y aguja. 

Cartera en mano y palabras llenas de artificio. Contagiosa de las dudas de la existencia. Contagiosa de los miedos de toda una estampa murmurada a cada pliegue de tertulia, a cada tesis de pretendido gurú. Con las sílabas resonando en el precipicio de un abismo recortado. Cancelada la cancela que abría el portón del dinero público. Los tajos de los recortes habían herido a la investigación.

Y así se quedo él, con la boca partida en una sílaba vacilante, como el funámbulo que juega con la altura y en su equilibrio sortea la suerte. Mientras, los presentes tiemblan como el ciudadano de a pie desconfía en los políticos y en sus palabras. Miserias de poca fe. Mientras, los verdaderos cadalsos del poder quiebran las formulas y estudian el próximo movimiento que, aturda los sentidos de cualquiera. Y así nadie sepa nada.

Así se construye la inanición intelectual de un país: las futuras claves pensantes tienen que marchar

Así se construye la inanición intelectual de un país: las futuras claves pensantes tienen que marchar. A pesar, de las bellas palabras del discurso, es un decir. A pesar, de los juegos de artificio de los que interpretan la conferencia. Actores frustrados sin el Óscar de la academia, pero sí con el orgullo de embaucar a unos jóvenes en edades por hacer. Donde el ahorro se resume en un recorte de futuro. ¿Qué es de un país sin cultura y sin educación, sin desarrollo y sin investigación?

A través de la disyuntiva no tuvo más remedio que recoger sus cosas. Su laboratorio y sus probetas serian sustituidas por cajas y embalajes. Mientras, pensaba en una buena clase de alemán, si no el futuro perecería antes de tiempo. Algún día volvería. Intentaría cambiar el horizonte del destino de su pueblo. Algún día crearía una fundación. En ella, daría trabajo a sus vecinos e intentaría dar una nueva vida a los suyos. Una razón por la que creer en el futuro, ahora que, ellos ya se la habían quitado, de momento.

En un abrazo derrotado, los suyos le apoyaron. Su novia lloraba desconsolada. Su boda se había pospuesto, consecuencia de la partida. Sus padres tenían que apostar por él. Sus ahorros se perdieron. Ya no había futuro en un pueblo ahorcado. No tenía sentido prolongar la lucha. El único centro de investigación se había cerrado. Las Administraciones públicas y el Estado ya no dedicaban dinero para algo que se vislumbraba en un futuro incierto. No era un negocio concreto y con final cierto.

Y en esa locura se embaucó abandonando todo en lo que un día creyó. Como una tormenta nuclear asoló su presente y su futuro se vio cedido a la posibilidad del apoyo de países extranjeros.

Asió su maleta y marchó con dirección devenir. Mientras, en Extremadura y en España, las cosas iban dirigidas al desmantelamiento total. Querían de su piel de toro la esencia de la fiesta, de la 'caló' incrustada en el gaznate de un simple grito: !!Camarero sírvame!! Y un único canto Asturias patria querida.

Pero él, cada año volvía. Era siempre en octubre. No volvía con la frente marchita. Siempre regresaba con el orgullo intacto. Con ganas de ver a los suyos, disfrutando de la compañía y de las fiestas de su pueblo. Por eso, siempre gritaba, con la devoción enraizada en el porte de su estampa: !!Viva la Virgen del Rosario!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …