Ir al contenido principal

Le llamaban 'Septiembre, el temido'

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 05 de Septiembre de 2013

“Remarcó el marco del verbo mientras/ ladrido místico prendido en la estrella/ fugaz llegó por el confín de la estela/ en vibrante noche de agosto y espera”.

Con la gentil metáfora de un nuevo atardecer en temporada por descubrir. Desde la libre elección de un futuro por hacer, 'Septiembre' te encandila con el desafío de una cuesta por vencer, para llegar a la cumbre de la supervivencia en esta epopeya de crisis y virtudes por vivir.

Desde la calle Sillerías descubro el vértigo del paso del tiempo, como experimento sociológico mientras comparto tragos y tertulia de noche tranquila. Observo a la juventud nueva que sigue muchos de los parámetros que viví, en cuestiones de relaciones grupales. Lo que me llama la atención es el vértigo que me hace sentir el descubrir a tres jóvenes que son vástagos de antiguos compañeros de fatigas nocturnas en las noches agitadas de la juventud de mi pose, en antaño desvarió de hormonas y rebeldía pretendida. La naturaleza sigue el curso marcado en su devenir, como la cíclica cuestión de un septiembre por conquistar con la temida vuelta al cole y a la rutina de las devastadoras facturas del día a día.

Pero, para los soñadores baste recordar que una de sus ninfas se ha separado. La Belucci, imagen viva de lo que fue la Loren en su tiempo. Otras cartas que escribir para que, como en "el cartero de Neruda", otra mujer impresionante como la Cucinotta se nos hagan tangibles. Donde perdedor y poema se entrelazaron; donde el iluso se llevó el sueño hecho realidad. Así pues que, las estrellas relucientes y fugaces del verano se queden contemplando su estertor en las jornadas últimas de un 'Septiembre' por siempre temido.

Convertir el concierto joven de la última noche de agosto en Trujillo en adolescentes de cuarenta y tantos, que siguen disfrutando de la vida y sus placeres.

Como en juego de magia, convertir el concierto joven de la última noche de agosto en Trujillo en adolescentes de cuarenta y tantos, que siguen disfrutando de la vida y sus placeres. Buen invento que deberían copiar muchos políticos y retrasar el carnet joven de muchas comunidades, ahora que la esperanza de vida es mayor y la crisis debe acentuar la imaginación tal como el Imagine de John Lennon, todo puede ocurrir. Hasta los cincuenta al menos. Pero, como se comprobó en el concierto del pasado sábado, la edad no impide que seas joven.

Es el espíritu lo que debe primar y el optimismo el que nos debe llevar, y si no que se lo cuenten a Peter Pan.

Es el espíritu lo que debe primar y el optimismo el que nos debe llevar, y si no que se lo cuenten a Peter Pan. O a los mismos artistas que se subieron al escenario, aunque no sean santo de mi devoción hay que respetar los gustos, el tratamiento de su temática y la profesionalidad de la que ejercieron. Al igual que, la potenciación por grupos de la tierra como el que abrió el concierto. Metalmania como ya saben. Pero tanto Rosendo como Mojinos Escocios hicieron de nosotros como de ellos, jóvenes airados de nuevo.

Ese es el impulso para el nuevo curso que comienza, a pesar de la invasión de ratones en algunos colegios públicos; el lento desmantelamiento de un centro de salud nuevo en Trujillo, por la falta de profesionales. La constante desviación de los enfermos a Cáceres con el riesgo que conlleva. La tesitura de un ahorro dirigido que veo menos tangible de lo que quisiera y más desamparo en ciudades o pueblos como el nuestro. No quiero pensar en lo que pasará en zonas como las Hurdes extremeñas o en determinados pueblos de Castilla y sus soledades, abandonados a la suerte de su despoblación y a la negación de unos derechos como tales: ciudadanos, seres humanos y muchos contribuyentes.

Pero, la cifra cierta con la que nos quieren camuflar las deudas de las ideas es con treinta y uno. La variación en el índice de empleo. Trabajaron en agosto treinta y una personas más. La que se avecina es treinta y una veces peor que los treinta y un días pasados. Abróchense los cinturones en tal delicado esperpento. Mientras, los demás actores de este guión producido en España nos siguen sorprendiendo a cada vuelta de página de un periódico de cualquier esquina. Nubarrones negros de otoño en el perfume de las letras como impresión de lo que acontecerá. Insinuación de una batalla sin igual. Mejor que, espero que los cuatro o mil gigas que han desaparecido sean de ron y, no de confidencialidades y secretos de Estado que pudieran desenredar este ovillo de lana enmarañado que es nuestra querida España.

Por eso, ármense del valor de los valientes ilusos y consideren los sueños como armas de futuro. Quizás, encuentren a su Belucci o tal vez alguien que comparta con usted los sueños de supervivencia, siendo fieles jóvenes que vencerán con su indiferencia mientras los poderes establecidos se derrumben por sus propias mentiras y por la inercia de que una nueva política más real, sincera y justa volverá.

Les dejo ya, disfruten de mi ausencia hasta la semana que viene. Y por supuesto que septiembre no les haga dar su brazo a torcer. Que las musas les otorguen la creatividad necesaria.

 

Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…