Ir al contenido principal

Otoño en la piel, premura de proyectos.

Artículo publicado en el periódico La Opinión de Trujillo el  21 de Octubre de 2013

Cae otoño chaqueta en mano. Pide mi abrazo y veo muchachas bonitas de serena belleza. Tranquilo gesto en las hojas secas que me reciben, plácidas calles de Madrid. 

Se solapa el gesto y sólo, específica el remite de otoño, horas tempranas desveladas de aurora. Sol tempranero, cada vez de más presto anochecer. Temporada de café y letargo. Tertulia y compañía. Las horas van vistiendo a las mujeres como inversamente los árboles se desprenden de sus prendas. Otro rasgo más, de la timidez de las ramas límpidas, en silencio recortado de café colmado.

Las horas caen como borrones de tinta y la soledad es, esperpento de sonido anestesiado. Cruza el pensamiento y la calle Serrano es recorrida. Tanto traje y corbata de ahogadas expresiones. Tanto tacón suelto al rencor de un despido improcedente. Caen los libros de los estantes de la biblioteca del Colegio de Abogados. La solemnidad es fría, de decadentes miradas al solaz de las mesas desnudas. Los libros, se volatilizaron al contacto de las nuevas tecnologías. Ya no queda rastro humano, que otorgue a la justicia el sentimiento más noble. La furia de los tiempos es condenada por las tasas de una avaricia tan ruin como la que se precian en obtener. Demiurgo de orden equivocado, tu desprecio es letanía de pobres. Cuanta grieta, se atisba en el horizonte, entre ricos y pobres; ¿Cuántos juicios sin nacer en las horas contadas de una deuda? ¿Cuántos litigios perecerán al nacer?

Sólo habrá justicia para los iguales, los que la puedan pagar. Para los demás, será una quimera de mal gusto.

En ese juego constante, de concursos de acreedores que velaran por sus bolsillos llenos, de una deuda insolvente sin castigar. La diferencia se hace sustancial y sólo habrá justicia para los iguales, los que la puedan pagar. Para los demás, será una quimera de mal gusto. Una ilusión pasajera y falaz de los demócratas que un día creyeron en la Ley suprema de la Constitución. Artículos cada vez más emborronados al gusto de unos pocos.

Dejo la institución de la que un día fui valedor, para encaminar mis pasos hacía un hotel de gran prestigio social. Cuna del arte del toreo y reclamo de personajes famosos e ilustres, en las cercanas orillas de la calma y el oasis del Retiro en Madrid. Desayuno de trabajo, observo a un expresidente de gobierno. De ojeras dispuestas y canoso pelo conquistado. Con voz limpia de protagonista y sabor de experiencia, domina a sus contertulios con la prestancia del que sabe lo que dice y gusta lo que trata. Inicio de costumbrismo español. De condena corrupta y labios gordos de opulencia. Aparto la mirada como el que no quiere saber.

Las castas políticas cada vez me dan mayor grima. Recorro mi estupidez y al menos me veo tranquilo. Satisfecho de los momentos vividos y de la vida que percibo. Aunque, se pueda mejorar, espero de estas instituciones que del feliz reencuentro laboral de otoño, las cuitas del presente sean frutos primaverales, de viveza real y no sean mentiras consuetudinarias de personajes que me inquietan.

Os dejo, con la inquietud por despejar, en las dudas en forma de hojas de otoño. Mientras, se acumulan en el camión de las basuras, el escepticismo crece en mi barba de político desempeño hastiada, me ausentaré con mis cuitas inoportunas de otoño. Aseguren sus dudas y protejan sus certezas. Al menos, hasta la semana que vienen, disfruten de mi ausencia, en originales escenarios de exigentes barros.

Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …