Ir al contenido principal

Tiempo de Última Cena para Francisco

 Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo. El 26 de Septiembre de 2013
Papapies.

Jesús se olvido de pagar la cuenta de la última cena. La tostada quemada del desayuno es zarandeada por los presuntos mártires del compás, mientras una finitud de mantequilla se dispersa por la raya del presente. 

Resbalando sobre ella una tenue capa de argumentos no masticables. Quisieron dominar la cumbre del mundo sin ser vistos, quisieron sopesar las viandas de la última cena y no compartirlas.

Créeme, es mejor pasar desapercibido, si no irán a por ti; inventarán las historias que no creíste vivir. Culpabilizarán la culpa en el ego de tu reo, con tu voluntad encadenada a la condena de sus risas. Imágenes impostadas de la vida que nunca sentí.

Los invitados a la última cena pagan con su rencor la perogrullada de una cena de restos de saldos. Opulencia no saciada son los restos que corresponderían a los que no creen en la vanidad consentida del poder, viendo la salvación en la sencillez y humildad de los platos.

Relatan que son las expresiones tan grandes que cualquier excusa es buena para fagocitar cualquier extraño perfil que se interponga en el camino:

"Yo que creí que los caníbales eran una palabra que se arrastraba desde otros siglos sin sitio al que acudir".

"Yo que percibo la luz oscura dentro de mi ceguedad. Yo que compuse la melodía del desastre. Yo que consentí el mandato de los poderosos y los faltos de ética. Yo que construí los lunes de sombra y desolación. Me pregunto cómo se me escapo Francisco entre las estancias del palacio episcopal. Como pude obviar al boludo entre los feligreses y no dejar su inmensa labor allá de donde vino".

Así he leído frases e historias sobre el nuevo Papa y reconozco que el hombre me cae bien. No sé cuanto durará en su empeño y si le dejarán seguir las cúpulas de poder. Declaraciones y hechos hacen del Sumo Pontífice el enemigo número uno de los prelados de la Santa Sede.

Sus hechos vienen a ser más políticos que religiosos, menos evangélicos y más reales.

Fuera de ambages y homilías que desviarán la atención. Sus hechos vienen a ser más políticos que religiosos, menos evangélicos y más reales tratando de acercar la realidad a la iglesia y no al revés. Si cundiera su ejemplo, en determinados estamentos de los poderes fácticos y públicos, otro gallo nos cantaría.

Este trazado tan real por el que el Sumo Pontífice transita, otros tantos deberían practicarlo. Por eso, hay que celebrar el ejemplo tan acertado con el que el Papa Francisco quiere instruirnos. Que su visión no sea la misma que los globales de la urna de cristal y poltrona asida por los tornillos del inmovilismo. Acertado, pues, intentar ver lo que muchos políticos no quieren ver y no me refiero solo al precio del café o de un billete de tren. Esa realidad que asesta y mata. La realidad que no perdona y las cloacas que quieren cegar. Un mundo que hacen los políticos para que luego ignorantes y desesperados les voten, para intentar salvarles de una situación que ellos mismos han creado.

Espero que el olvido de Jesús sea la conciencia de todos los poderosos. Así pues, rezaremos un Padrenuestro por la buena fe y por la cercanía de las novenas de las fiestas del Rosario. Disfruten pues, de mi ausencia, hasta la semana que viene. No despilfarren más de lo que tienen porque quizás muchos más lo necesiten. Al menos, el reproche de su mente no tendrá nada que echarle en cara.

 

Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…