Ir al contenido principal

Tres pasos al cielo.



Otra efemérides de violento gesto. Un accidente mortal se llevo una estrella. Tan joven se hizo mito que da grima pensar en todo lo que pudo haber hecho. Quizás se hubiera lanzado a una carrera que salvase al mundo y traspasase fronteras. Tal como ha venido haciendo desde sus grabaciones. 

Un error de otro mocoso, con la excusa de una licencia de taxi. Chofer equivocado como la velocidad equivocada. Malas consejeras las prisas y la consecuencia de una suerte esquiva se llevaron a Eddie fuera del alcance terrenal. Veintiuno los años que comprimió de golpe. Vivió a la misma velocidad que se fue. Otorgando grandes grabaciones al rock and roll. Magnífico, avezado y adelantado instrumentista. Consiguió de la intensidad de sus grabaciones la vibrante emoción de sus arreglos. 
Aunque comenzó su carrera con un Cochrand al que se hermanó en un dueto musical con toques country. Posteriormente, cada uno tomo su camino siguiendo su propia estrella. 

Alguien advirtió que su meteórica carrera tomaba una velocidad inalcanzable. Cualquier giro inesperado podría dar al traste con todo. Tal y como años más tarde la noche volteó el albur de su existencia para estrellarse contra un poste. 

Creativo al máximo en las técnicas de grabación en estudio, riffs en guitarra y acompañamientos que serían imitados. Motivo de inspiración para muchos músicos futuros.  También escribía sus propias canciones y grababa los instrumentos que precisaba. Un derroche de talento era la recompensa a su temprana juventud. 

El salto a la fama se produjo en el histórico 56 con una canción, "Twenty Flight Rock", en una película de culto,  "The Girl Can’t Help It", para los amantes del género. Facilitándole la firma de un contrato con Liberty Records. 

"Sentado en el balcón" del éxito compuso dos canciones que le han otorgado la inmortalidad. 
Impresionantes himnos juveniles de entonces: “Summertime Blues” y “C'mon Everybody”. Posteriormente, los temas: “Drive-In Show”, “Jeannie, Jeannie, Jeannie” y “Somethin' Else”.... ponen de manifiesto el inmenso valor de un joven con una carrera tan meteórica y fugaz de tan solo cuatro años. 

Apenado por la muerte de Buddy Holly, el Big Bopper y Richie Valens, compuso uno de sus últimos temas: tres estrellas. 

Como otros muchos cantantes se le procesaba una auténtica devoción cruzando el charco. Aprovechando la ocasión su último viaje fue con Gene Vincent. Junto a los dos rockeros norteamericanos, estaban Sharon Sheeley, la prometida de Eddie, más el manager de los conciertos, alquilaron un taxi que los llevo al desconsuelo. La fatalidad pudo con Eddie. Gene Vincent quedo cojo y marcado su destino. Otra víctima más de la carretera. 

La familia Cochrand también recibió la maldición en sus personas ya que Eddie era su semidiós. Pero eso es otra historia. 

Lo que cuenta la gratitud de su vida y la jovialidad de su espíritu trasmitida en herencia a muchos de sus fieles seguidores. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…