Ir al contenido principal

"Arizona Baby en Carbajo"




Aprovechando el puente en Madrid, huí hacia tierras portuguesas y extremeñas. Cual sería mi sorpresa que asistí a un concierto rock dentro de un festival folck. Para ver ni más ni menos que a Arizona Baby. 

Se celebraba el Magusto X FESTIVAL , con un programa más completo y ambicioso que anteriores años, según pude comparar con anteriores ediciones. Aunque siendo un festival de devoción necesaria hacia el folclore y las raíces, me sorprendió ver a Arizona en plena Extremadura entre gaitas, bandurrias, flautas y guitarrillas.  Así el público asistente también pudo disfrutar de un Mercado, gastronomía y abalorios diversos dentro del gremio enraizado en campo y origen. 

El lugar, Carbajo, en la provincia de Cáceres, en las cercanías de Portugal, situado en zonas pertenecientes al espacio protegido del parque natural Tajo Internacional, además por ser una importante Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Resaltar su importante valor ecológico debido a la gran concentración de especies amenazadas y en vías de extinción como es el caso del Águila Imperial, Lince Ibérico, Buitre Negro y Cigueña negra. Constituye a su vez un paraíso ornitológico con más especies de aves repartidas en los cuatro ecosistemas existentes: 1. Sierra y Bosques, 2. Dehesa, 3. Río y Riveras y por último 4. Núcleo Urbano, eras y huertos.

Una vez situados, podéis imaginar el chute al ver a los Arizona con sus barbas y guitarras en pleno ambiente rural evocando con su música a los festivales setenteros de la americana music. Con su formato acústico y cierta austeridad que, sólo grupos de cierto nivel pueden exhibir para mostrar su talento ejecutando las piezas. Nos trasladamos, sin sustancias prohibidas, a la esencia de viejos festivales: el aire campestre, el corretear de los niños y los perros disfrutando el sabor del atardecer. En armonía y buen rollo que diríamos. El olor de los chorizos y las carnes a la plancha. Mientras, Javier Vielba "El Meister" disparaba sus soflamas para incendiar conciencias. 

Dentro del particular imaginario de esta peculiar banda vallisoletana con tintes del oeste americano, hubo ocasión para las versiones. América fue uno de sus grupos y otra canción de original trazo "Dieciséis toneladas" cantada en Español por el gran José Guardiola, pero original de Ernie Ford, en la profunda América. Cantada en recuerdo a los mineros fallecidos recientemente. Dispararon a la noche extremeña sus cuerdas con las ganas de un novato. Agradeciendo a los asistentes nuestra presencia y disfrutando del momento. Como con el disco "Second to None", volvieron a repasar viejas melodías. Un grupo que ya va siendo un clásico por las tierras del far west, a pesar de su unión con los Coronas, en ese magnífico invento llamado Corizonas para llenar nuestra mente de melodías instrumentales y auténtico surf patrio.  

Buena noche la que nos hicieron pasar estos forajidos de nuestra música. Aunque yo les animaría a realizar un disco en español. Seguro triunfan.  La banda vallisoletana de rock, recordemos formada en 2003, está compuesta por Javier Vielba (voz y guitarra), Rubén Marrón (guitarra) y Marcos Úbeda (rítmica). Ellos hicieron de la noche del sábado que el oeste español fuera más trasfronterizo, más cercano a Arizona, recubierto de encinas y de alcornoques. 

JaviJerryLee2013. Día 2noviembre. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …