Ir al contenido principal

Crearon el amor callejeando.

 Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 19 de noviembre de 2013
El que espera, tiempo le sobra. Atesorando sus minutos siempre aguardaba en la misma esquina. La misma posición que anteriores ocasiones. Luciera lluvia o palideciese sol, el caso es que ella le esperaba. A veces, le llevaba algo de comer.
Con el tiempo su amistad fue creciendo y compartieron risas de café. Tantas horas a la intemperie solo por aguardar su venida. Más aún, su derroche de tiempo era consecuencia de un paro mal digerido. Y allí estaba ella, para curar su mal de amor, o la soledad de los días que no casan con el fin de la semana.
Como todas estas cosas, siempre hubo un principio. La relación fraguo en el momento que ella iba al trabajo. Algunas veces se rezagaba solo por verle, por escucharle. Con esa azarosa casualidad del encuentro posibilitó el tránsito del afecto y de la necesidad. Cuya finalidad no eran los retrasos a su puesto de trabajo, sino las audiciones de sus sentimientos y la condición callejera de sus conciertos. Siempre le alegraba el alma.
Así, la visita se fue haciendo diaria. El encuentro fuera del lugar canalizó y afloró una relación. Intensificándose cuando a ella le despidieron. Las horas cambiaron y su sintonía se intensificó. Las horas de sus cuitas se grabaron en la voz del día y en el pecho de su compañía. Orgullo callejero para dar color a las almas de los viandantes.
Ella disfrutaba con él observando la gratitud de la gente por su buen hacer. Por el carisma de sus canciones y, por esas notas de optimismo que desafiaban a los lunes con su café cargado de semana. Como también agradecían la ausencia de pesadez y de fiebre pedigüeña.
Estaban juntos en la esquina de la calle, escenario de su concierto diario. Con la discreción del que no se hace notar, pertrechaban el día de la música necesaria para los corazones solitarios y aturdidos. Para los clientes de habitaciones de hoteles rompe corazones o los monótonos de monóculo de mirar constante. Quizás, a los hombres de buena voluntad que tercian con el día a día, con la pregunta del futuro desparramada. Así, vistieron la calle con los acordes de su presencia y de su amor. Una canción, un poema o una simple mirada de gratitud. Con ello llenaban las horas de su acera y de su público.
En el foro de nuestra hispanidad, han decidido grabar con nuevas sanciones la mala salud pública del ciudadano.
Ahora, el prostíbulo de los impuestos ha girado de nuevo en el más difícil todavía. En el foro de nuestra hispanidad, han decidido grabar con nuevas sanciones la mala salud pública del ciudadano. Un endurecimiento pecuniario que desde la ley de 1948 no se daba. A este paso, hasta el pobre de luna llena tendrá que pagar por la luz del satélite. Por la acera enquistada en sus riñones. O simplemente por saludar al alba. Otro perjuicio será para los músicos que se buscan la vida como perros callejeros. Reconozco que muchos no son músicos y son molestos como garrapata en cuerpo propio. Pero muchos ni molestan ni te piden. Tratan la realidad con respeto y alegran el día del que pasa.
Esperemos que el ayuntamiento de Trujillo no copie ideas similares para los que disfrutan de la vida diaria y viven la calle con respeto. No vaya a ser que pongan un impuesto que grave la circulación de un balón de fútbol o una tasa por caminar entre las trochas.
En fin no digo nada. Disfruten callejeando como también de mi ausencia hasta la semana que viene.





Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…