Ir al contenido principal

Género violento



Artículo publicado en el periódico La Opinión de Trujillo el  26 de Noviembre de 2013
                                 
 Que la violencia sea motivo de olvido y el destierro de la indiferencia sea castigo a los culpables de su verbo.

Derroche frío de calor humano. Ventisca violenta del sol que no da. Marca de epitafio en mueca de miedo. El grito que acongoja y el gesto que revisa por sí, señalan los dedos incrustados de una mano. 

Cierra los ojos en la tórrida emoción de una ilusión disuelta en los ecos de improperios que recibe cada día. Inesperadamente como tormenta de agosto. Recibidos como vómitos que anestesian su verdad. 

Las legañas, pegamento que rompe el alba. Persianas de derrota que asimilan la cruda certeza de un verbo violento. Realidad transcrita en la cortina de humo de un hombre que no respeta la certeza de un pronombre de mujer. Tatuado en su rostro la conjugación machista del verbo poseer. Soledad de cuadrilátero. Puñetazo por ver en la próxima estación de su antojo, partido en el vocablo temeroso de su esencia. 

Tras el rincón de su miedo, una palabra teñirá el desprecio. Resistirás con el miedo constante intentando cercenar el impulso valiente de tu denuncia. Expresarte es tu salida. La unión más que nunca será tu fuerza. Las agallas del gallito se verán reducidas a la imploracion del sujeto cobarde. Anestesiando la violencia en una reclusión de nunca. 

Contra la violencia de género. No calles. Denuncia. Juntos venceremos. Es la consigna para acabar con el miedo. Aunque la ley, deba volver a cumplir su honor perdido para  no dejarse amilanar por las últimas circunstancias. Que los jueces impartan justicia como un fin deontológico y ético. Olviden los partidos y la hemorragia política instalada en los interés de los Tribunales de justicia. Hasta qué la palabra libertad resuene en todas las fronteras derribadas. Ilusionando todo el futuro por ver. Sin ninguna cadena. Rompiendo la soga. Quebrando cualquier dilema temeroso por duro y cruel que sea. La denuncia esta en marcha. Los apoyos también. La sociedad unida contra esta lacra, liberará tensiones y las mujeres podrán soñar por un presente mejor. 
Así pues, hasta que haya justicia, les conmino a las mujeres maltratadas (y a los hombres también) a repetir la canción del Duo dinámico, "Resistiré".  La sociedad es su apoyo. 
Ya me despido como siempre, hasta la semana que viene, disfruten de mi ausencia. A aquellos violentos renegados, les invito a olvidar sus maltratos en la cicuta destemplada del rechazo y condena, bajo la privación de libertad. Su libertad. 

Kerouac97@hotmail.com
Contra la violencia de género. No calles. Denuncia. Juntos venceremos. Es la consigna para acabar con el miedo. Aunque la ley, deba volver a cumplir su honor perdido para  no dejarse amilanar por las últimas circunstancias. Que los jueces impartan justicia como un fin deontológico y ético. Olviden los partidos y la hemorragia política instalada en los interés de los Tribunales de justicia. 
Así pues, hasta que haya justicia, les conmino a las mujeres maltratadas (y a los hombres también) a repetir la canción del Duo Dinámico, "Resistiré".  La sociedad es su apoyo. 
Ya me despido como siempre, hasta la semana que viene, disfruten de mi ausencia. A aquellos violentos renegados, les invito a olvidar sus maltratos en la cicuta destemplada del rechazo y condena, bajo la privación de libertad. Su libertad.

Kerouac97@hotmail.com
 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …