Ir al contenido principal

"¿Qué fue de ti, querida, Verónica Lake?"

"?Qué fue de ti, Verónica Lake?"  

Iconico  peinado de musical sonido peekaboo. Eso era ella. A pesar de su escasa estatura, uno cincuenta, como su edad fatídica al morir con medio siglo. Pin UP estadounidense de recuerdo inmortal. Como su gesto y su media mirada, velada por su larga melena ondulada, adaptada para el cine negro con esa pátina de su imagen añorada. 

Tal día como hoy, nacía en el famoso barrio, de New York, Brooklyn. Como sus filmes, su infancia fue traumática y con brotes de esquizofrenia paranoide cuentan las malas lenguas.  En los años cuarenta su imagen se fue agigantando a pesar de su corta estatura. Acentuando su mechón de pelo que cubría su ojo diestro. Revitalizando su imagen y golpeando al star system con una aureola de misterio que clavaría en sus filmes posteriores. Su nombre para garantizar ese impulso que le había dado su aspecto y su figura se transformo también. Con una imagen también fue rebautizada, con un lago concretamente. Para remarcar sus profundos ojos azules que hipnotizaban a través de las secuencias del celuloide. Todos estos cambios quizás no hubiesen tenido tanto alcance si no hubiera fichado por la Paramount Pictures. Vehículo clamoroso revestido de glamour para crear una estrella. La cual tendría miles de seguidores arrojados al impulso de sus mohines escénicos y  al halo misterioso que desprendía en el encanto real de los hombres. 

Pero, irónicamente, a pesar de que su popularidad era creciente un elenco de actores de los estudios comenzaba a negarla como compañera. Muchos no quisieron repetir películas con la pin UP. El único que salvaguardaba su compañía era el actor Alan Ladd con el que hizo varios títulos. Sería una cuestión de centímetros por lo que el ejecutante volvió a repetir. 

Como muchas actrices de la época de esplendor se casó varias veces. Perdió un hijo y atravesó ciertas penurias que le llevaron a los brazos del alcohol. Quizás, el canto de cisne fue la Dalia azul. Aunque le granjeo fama de idiota debido a un apodo que le puso el escritor durante el rodaje, Raimond Chadler, dirigiéndose a ella como Moronica Lake. 

De ahí la perplejidad de la caída libre hacia el ocaso de una crisis financiera y emocional. Deambuló entre el perfil del medio pelo y el lumpen de ciudad. Abandonada a los estragos de la bebida y a la equivocada muestra de los escándalos por las calles de la ciudad que iba apagando su estrella. Llegando a ser camarera de ocasión y vivir recluida por paranoica. 

Estos acontecimientos últimos sirvieron para embolsar unos dividendos para alimentar el morbo de los americanos y su way of life. La estampa de Verónica se marchitaba entre el olvido de su firmamento. Derrochando en un penúltimo impulso los beneficios de una autobiografía de sangre y carnaza en el despropósito de un epílogo de acción en forma de cinta de terror. 

El horror de su vida envuelta en una supuesta revolución, enfrentada contra el mundo, enmarcada en una rebeldía equivocada. A pesar de su contribución al cine y al suspense acelerado de su vida, malgastó su estrella. En la cama de un hospital vacía y sola, carcomida por una hepatitis agonizó sus últimos días, quizás con el remordimiento de su soledad. Pudiendo haber llegado mucho más lejos, nos dejo su imagen inmortal de pin UP elegante, de misterioso trazo y sensualidad acariciando su ondulada melena. 


Solo por eso merece nuestro recuerdo. Querida Verónica, la pin UP más grande de las artistas. Tu imagen es reflejo de muchas de las chicas que buscan en el rock and roll su modo y medio de vida. 

JaviJerryLee®2013. Día 14 de noviembre. 







Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…