Ir al contenido principal

"¿Qué fue de ti, querida, Verónica Lake?"

"?Qué fue de ti, Verónica Lake?"  

Iconico  peinado de musical sonido peekaboo. Eso era ella. A pesar de su escasa estatura, uno cincuenta, como su edad fatídica al morir con medio siglo. Pin UP estadounidense de recuerdo inmortal. Como su gesto y su media mirada, velada por su larga melena ondulada, adaptada para el cine negro con esa pátina de su imagen añorada. 

Tal día como hoy, nacía en el famoso barrio, de New York, Brooklyn. Como sus filmes, su infancia fue traumática y con brotes de esquizofrenia paranoide cuentan las malas lenguas.  En los años cuarenta su imagen se fue agigantando a pesar de su corta estatura. Acentuando su mechón de pelo que cubría su ojo diestro. Revitalizando su imagen y golpeando al star system con una aureola de misterio que clavaría en sus filmes posteriores. Su nombre para garantizar ese impulso que le había dado su aspecto y su figura se transformo también. Con una imagen también fue rebautizada, con un lago concretamente. Para remarcar sus profundos ojos azules que hipnotizaban a través de las secuencias del celuloide. Todos estos cambios quizás no hubiesen tenido tanto alcance si no hubiera fichado por la Paramount Pictures. Vehículo clamoroso revestido de glamour para crear una estrella. La cual tendría miles de seguidores arrojados al impulso de sus mohines escénicos y  al halo misterioso que desprendía en el encanto real de los hombres. 

Pero, irónicamente, a pesar de que su popularidad era creciente un elenco de actores de los estudios comenzaba a negarla como compañera. Muchos no quisieron repetir películas con la pin UP. El único que salvaguardaba su compañía era el actor Alan Ladd con el que hizo varios títulos. Sería una cuestión de centímetros por lo que el ejecutante volvió a repetir. 

Como muchas actrices de la época de esplendor se casó varias veces. Perdió un hijo y atravesó ciertas penurias que le llevaron a los brazos del alcohol. Quizás, el canto de cisne fue la Dalia azul. Aunque le granjeo fama de idiota debido a un apodo que le puso el escritor durante el rodaje, Raimond Chadler, dirigiéndose a ella como Moronica Lake. 

De ahí la perplejidad de la caída libre hacia el ocaso de una crisis financiera y emocional. Deambuló entre el perfil del medio pelo y el lumpen de ciudad. Abandonada a los estragos de la bebida y a la equivocada muestra de los escándalos por las calles de la ciudad que iba apagando su estrella. Llegando a ser camarera de ocasión y vivir recluida por paranoica. 

Estos acontecimientos últimos sirvieron para embolsar unos dividendos para alimentar el morbo de los americanos y su way of life. La estampa de Verónica se marchitaba entre el olvido de su firmamento. Derrochando en un penúltimo impulso los beneficios de una autobiografía de sangre y carnaza en el despropósito de un epílogo de acción en forma de cinta de terror. 

El horror de su vida envuelta en una supuesta revolución, enfrentada contra el mundo, enmarcada en una rebeldía equivocada. A pesar de su contribución al cine y al suspense acelerado de su vida, malgastó su estrella. En la cama de un hospital vacía y sola, carcomida por una hepatitis agonizó sus últimos días, quizás con el remordimiento de su soledad. Pudiendo haber llegado mucho más lejos, nos dejo su imagen inmortal de pin UP elegante, de misterioso trazo y sensualidad acariciando su ondulada melena. 


Solo por eso merece nuestro recuerdo. Querida Verónica, la pin UP más grande de las artistas. Tu imagen es reflejo de muchas de las chicas que buscan en el rock and roll su modo y medio de vida. 

JaviJerryLee®2013. Día 14 de noviembre. 







Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…