Ir al contenido principal

"Navidad". Artículo publicado en el periódico La Opinión de Trujillo el 25 de diciembre de 2013.


Cojo el autobús en lluvioso día, será la melancolía propia de la época. La falta de cada vez mayor número de personas queridas. La ausencia de la palabra compartida y los recuerdos encantados que pueblan mi memoria. Pero no estoy triste. Me siento acompañado dentro de mi ausencia. Pura anfibología, semejante al rigor de estos días.
Pasado ya el ajetreo de las bolitas y el tradicional sorteo navideño, la salud reconforta mientras subo la cremallera de mi cazadora. No hago enjuiciamiento de algún tipo pero los días del pasado vuelven a mi. Cuando la mocedad de los años mozos, valga la redundancia, eran la gran ilusión de las fechas presentes.
Cuando mis padres me llevaban a las oficinas de la compañía Telefónica,  acondicionadas para mostrar los regalos de Reyes para los hijos de los empleados, deja un sabor auténtico y familiar como el olor del café de la mañana, recién levantado. Tiempos inocentes a pesar de las dificultades de la transición española. Pero entrañables al fin y al cabo. Recorro los trazos del barrio infantil y adolescente. Cuando carteros y repartidores de la bombona de butano venían por las casas a recibir su propina. Las fiestas del colegio y la inmensa alegría de partir hacia el lar de nuestra tierra en las Huertas de Animas, cuando abuelo Resti aglutinaba en torno a él a su familia de vástagos. Las calzas ilusorias de la Navidad en la mente de un púber. Compartiendo las aventuras de los niños y de mis perros callejeando por las trochas. Pedir el aguinaldo y que no te recibiesen con un palo largo. Correr con la alegría del villancico y creer en la magia navideña. Las tardes de brasero y los partidos televisados del trofeo de Navidad del Real Madrid de baloncesto. Épicos momentos, engrandecidos por el paso del tiempo. Caminatas por el campo y visitas escondidas a la ciudad medieval de Trujillo. Días de rescate y recogidas escarchas de libertad. Primeras trastadas y vuelta a correr. Recados y horas de comercio, ayudando a mi tío y a mi madre. Minutos de deseos y vuelta al hogar para después escapar. La Navidad era lumbre y calor de risa. Ilusión juvenil de tiempos por hacer. Donde la palabra desencuentro o desencanto no tenían razón de ser.
La idea primera era el impulso de nuestra vitalidad a pesar de la timidez sostenida en el rubor de la presencia. Días breves, claros y exactos en el calendario. Ciertos de la ansiedad del que lo tiene todo por descubrir, siendo cada día una nueva aventura que presta al desconocimiento y al interrogante.
Pasados los años los escollos se multiplican, las familias se fraccionan, la vida te resta personajes y personas entrañables, suma vivencias y nuevas caras que logran el cariño cómplice de algo propio y tuyo como querencia. Dejo atrás la política y la crisis económica o existencial. Me sumerjo en la idea navideña como un encuentro y un retorno a las costumbres. Vuelta a casa era el eslogan y de ahí las fuerzas del mañana. Que estas fechas sean el chocolate caliente y nutritivo que nos alimente. Siendo el consuelo de nuestra falta de aliento. Nuestro avituallamiento a los días que vendrán y el esfuerzo que generarán las luchas cotidianas. Dejemos de lado la impropiedad de la confusión que reina estos días en nuestro mundo y por mor de la fortuna, en el horizonte. Que sean días prolijos en el esmero de la buena voluntad. Abono de futuro por ver.
El frío me muestra el camino del privilegiado calor de hogar. Sonrío distraído, conservo sueños e ilusiones. Me ruborizo aún como el tímido que fui y, creo seguir siendo. Satisfecho y sintiéndome seguro, deseo pasen unos felices días en compañía de los suyos y de los demás. Me despido hasta la semana que viene, disfruten de mi ausencia y, Feliz Navidad.
Por supuesto, les dejo un respiro para olvidar mis desvelos críticos hacia los políticos, la sociedad o lo que haga falta. Pero siempre con buen humor e ironía. Las trazas justas para combatir en este mundo. Esperando a los Reyes Magos para que me trasladen a las Huertas y por ende a Trujillo, para compartir con los míos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…