Ir al contenido principal

"A cinco minutos". Una apología del deporte.


Artículo publicado en el periódico La Opinión de Trujillo el 22 de Enero de 2014

A Esteban siempre le llamó la atención una frase que decían los de la capital: "a tan sólo cinco minutos". 
Palabras que hacía una semana habían vuelto a sus oídos. Era tan familiar que ya le sonaba a lema o a viejo mantra. El significado no podía tomarse de una manera literal pero las connotaciones hacían referencia a la cercanía del lugar, mezclado con el deje cañí y el garbo chulapón de los vecinos de Madrid, trasmitía un cansino efecto en el visitante. Más rollo sobrado si le añadían al final el verbo "andando".

Esta aseveración a Esteban le hizo reflexionar. Cómo era posible que en el pueblo todo más cercano, no veía a nadie caminar salvo cuando se organizaba como una actividad: vamos de paseo. Casi todo el mundo vestía pereza, sobre todo los jovencitos con el buga recién estrenado. Quizá comprensible. Pero el resto de la banda, aunque fuera desde el atrio de la iglesia hasta la plaza o el resbaladero se trasladaba en coche. Algo realmente llamativo. 

Entendía que en Madrid anduvierán tanto. Incluso achacó la causa, a parte de las grandes distancias, a la facilidad de los servicios públicos de transporte que, en un momento dado y si el cansancio fatigaba las piernas, existía la posibilidad de elegir un método alternativo. Pero no entendía como cada vez más gente mayor tenía más problemas de movilidad. No en número pero si en proporción con respecto a la ciudad. 

Así pues, Esteban decidió por el bien de su salud caminar siempre que pudiese y hacer de esos cinco minutos una referencia en las calles de Trujillo y sus arrabales.

Esta sucinta reflexión de Esteban me lleva a analizar el efecto eclosión que se está dando en la comarca, pudiendonos congratular de un cambio de rutinas. Aunque la costumbre de ir en coche a todos sitios no descienda, pero sí hay una fractura evidente en la sociedad. Reflejo quizás de lo que ocurre en España: una tendencia mayor a compatibilizar la vida con el deporte. Podemos indicar que un mayor número de vecinos en estos últimos años práctica algún tipo de deporte. 
No me refiero a los clásicos como los relacionados con el mundo equino o a los que no considero deporte como tal, ya sea la caza o la pesca pero si como acto de ejercicio. Quizás más relacionado con apariencias y economía, aunque no olvide a los furtivos, pero eso es otra historia y no sea aplicable por tanto al terreno deportivo. 

Me refiero a los deportes clásicos ya sean mayoritarios como el fútbol o el baloncesto. o minoritarios como la gimnasia rítmica y el ciclismo. O incluso otros que han resurgido como el running, a algo que por entonces llamábamos 'footing' o simplemente carreras. 

No cabe duda que este auge en nuestra ciudad es encomio y apremio para la juventud. Alaracas de alegrías y vitoreo de esfuerzos. Recompensa y salud. Es un orgullo y por otro lado, por qué no decirlo, fantástico el cambalache de los tiempos retomando el renacentista brío de mente sana en cuerpo sano. Después de cierta travesía del desierto y un anodino paisaje en cuanto a bagaje deportivo, volvemos a contemplar, independientemente de los éxitos, un espíritu encomiable de práctica saludable por parte de muchos vecinos. 

Con razón iniciativas como la primera San Silvestre trujillana, a la que personalmente me quedé con ganas de participar, quitándome la espinita con la Vallecana, son ilusionantes en cuanto a futuro y participación. Como también las relacionadas con el ciclismo por la Escuela de Trujillo y sus victorias. O los éxitos cosechados por las pequeñas y ágiles gimnastas de rítmica. Al igual que el equipo de fútbol, hacen que todos nos contagiemos y se activen las ganas de participar. 

No debemos olvidar a otros muchos que realizan en el anonimato entrenamientos o los que practican deportes entre amigos con el solo afán de mantenerse saludables y participar con sus compadres en una pachanga como simple motivación y divertimento. 

Con esto, ánimo a todos a seguir ejercitando sus músculos y a los que no, les invito que vayan a ver, posiblemente les pique el gusanillo. Hay para todos los gustos. Que sepan lo que es no sólo estar a cinco minutos sino a dos, con una sonrisa cómplice pensando en nuestro amigo Esteban. 

Esta valoración es producto de muchos beneficios para la psique y el organismo. Saludable desde un punto social y participativo. Aniquilador de energías negativas, motor de vitalidad y optimismo. Ejercicio físico que mejora y mantiene la aptitud, la salud y el bienestar del que lo practica. Son tan beneficiosos para el ser humano que mejora la calidad de vida, fortaleciendo los sistemas muscular y cardiovascular, evitando la obesidad, y mejorando cualidades físicas como la fuerza, la velocidad, la resistencia, la coordinación, la elasticidad.

El ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la "imagen corporal" y la sensación de bienestar, produciendo una estabilidad en la personalidad caracterizada por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental.
La actividad física puede dar una vida más larga y una mejoría en la salud, previniendo las enfermedades del corazón, aumentando la fuerza, la energía, reduciendo la ansiedad, la tensión y el stress, aumentando la capacidad pulmonar y, por supuesto, mejorando la actividad sexual. 
Ante tanta evidencia positiva no me demoro, calzaré mis deportivas ya que me esperan para correr unos kilómetros. Serán eso si, más de cinco minutos, pero como todo en esta vida sin exagerar  y que el efecto boomerang se vuelva en mi contra.
Hasta la semana que viene disfruten de mi ausencia mientras dan un paseo, practican senderismo, corren, juegan al baloncesto o al fútbol, practican gimnasia o bicicleta, nadan, saltan, trepan...





Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…