Ir al contenido principal

"Caso cerrado". Nuevas trabas a la causa justa.



Artículo publicado en el periódico "La Opinión" de Trujillo el 5 de febrero de 2014



Ayer el frío era dueño y señor de los designios diarios. La ira de sus actos era la metafórica indignación de los ciudadanos pacientes. 
Así pues, instalado en el cuarto de mis sueños pensé en el artículo sin más discusión que la blanca pantalla. Resistí el impulso de abandonar y me prepare un whisky. No suelo hacerlo en solitario, aunque lo vi como un desafío hacia el gigante. Uno de mis gestos rebeldes e intrascendentes. pero que al menos crean poso en la conciencia. No suelo tomar coca cola ni tampoco creo que ninguno de los trabajadores en peligro de pecado del parado sea capaz de realizar un gesto de comprensión y solidaridad cuando mis barbas sean cortadas. Así pues con los sorbos del elixir en la textura de mis papilas gustativas me sumergí en el relato que comencé a esbozar:

"Una noche a cobijo de la lluvia adiós se dijeron. En el momento que la oscuridad arrasó el firmamento. Su pulso era una firma inconclusa en posesión de nada. Ella mesó sus cabellos y agitó cualquier expresión de deseo. Mitigó la propia pasión en el sello lacrado de un adiós. Día tras día, encebada del olvido y del desamor, sólo era una tentación a su soledad. Día tras día, no quiso lamentar la losa de una culpa y de una generación equivocada. Sólo presentir su cuerpo enrabietado en la pulsión de su disposición. Rompió el espejo del cuarto de baño en los mil cristales de su desesperación. La oscuridad su razón de ser. El olvido su única motivación. No quiso recordar la noche en que su equilibrio encontró la razón de un adiós equivocado. Su nombre borró las fotos de su memoria y en la casa donde habitaron sus desencuentros, su presencia se marchitó en un silencio tan mudo que no habitaban las palabras que la describían. Postergó las razones para vivir y simplemente se apagó. Dejó las cenizas perderse bajo la marca de unos labios  de sensual presencia en el filtro de su deseo."

Otro trago más y la justicia aguó su nombre. El Ministerio de Justicia cerró su caso ya que el pederasta no residía ni era ciudadano español. La incomprensión de las palabras era tal que no lograba asimilar las noticias sobre la proposición de esta ley que ahora quieren aprobar. Otro trago más para poder la saliva tragar.
Con el pasotismo y la puerta abierta a los delitos cometidos en el extranjero y por personal que no habita ni patria ni ciudadanía, las posibilidades de lampar y justificar la ley del hampa son mayores sin la justificación de la forma para perseguir al presunto culpable. Certeza impoluta la del inocente en su cada vez mayor desamparo institucional.

Necesito otro trago más, sin bebida refrescante, por favor. La próxima semana espero volver por estas páginas si mi locura etílica me lo permite. No vaya a delinquir contra el Ministerio de Justicia y me exilie al extranjero para que cierren mi caso sin ningún tipo de rubor en la cara. Una de las pocas cartas de garantía que la diplomacia española tenía para jugar en el tablero de las decisiones geopolíticas, lo volatilizamos con olvido doloso.
Disfruten de mi ausencia, me serviré otro trago, por sí me culpan de no apoyar los desmanes de los grandes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …