Ir al contenido principal

Disco de la semana. Little deuce coupe. The Beach Boys.


Esta semana llega la alegría de los engranajes vocales y las guitarras surcando las olas. Corriendo tras las chicas y exhibiendo coches. Tributo al mundo onírico y a lo que sería un modo de vida. Una de las ramificaciones del rock and roll que desemboco en el estilo surf. 


Nos encontramos un grupo familiar en su mayoría. Afincados a partir del 61 como grupo en California. Tres hermanos marcaron el ritmo de una generación. Asociando el apellido Wilson para la posteridad al verano, a la diversión y sobre todo al surf. Brian, Wilson y Dennis junto con su primo Mike Love y un amigo Alan Jardine. Destacando la personalidad de Brian, al crear fabulosas melodías  instrumentales y combinar complejos arreglos vocales. 


Como su música sus inicios fueron frenéticos. Cuatro álbumes en un año. Tres de ellos de temática surfera. El álbum del que hablamos fue sugerencia de la discográfica, quizás para atraer más compradores. Indicando que hiciesen temas dedicados a los coches. Para que la gente del interior que no pudiera montarse en una tabla, pudiera cabalgar con su vehículo por las laderas asfaltadas. Como curiosidad añadieron un tema dedicado a James Dean adaptando un tema de los Four Freshmen como homenaje al actor caído en un accidente de tráfico. Figura mítica para la juventud de la época y un mito para la posteridad, "A young man is gone". 


Quedando clara la genialidad compositiva de Brian, con su facilidad para componer armonías vocales, los arreglos instrumentales en temas como "our car club" y "cherry cherry coup". Siendo precursores y maestros de un estilo. Además de los numerosos fans y seguidores, otros grupos se fijaron en los maestros como Jan & Deán. 

Publicado en 1963 en octubre por un valor de más de un millón de discos. Doce canciones de tan sólo 25 minutos de duración. Canciones rápidas que ni tan siquiera llegaban a los tres minutos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…