Ir al contenido principal

"El sitio de mi recreo en tranquilo paso"


Artículo publicado en el periódico La Opinión de Trujillo el 26 de febrero de 2014


Sobre la mesa deduje la palabra más extensa. Desmigué las letras en un folio en blanco e intenté colocarlas. En el juego del orden extraje nuevas deducciones, significados y significantes de toda índole. Avezados en las sílabas entonaron cada adverbio como sí no hubiese más. O los adjetivos como sí no pudieran de nuevo re colgar de los sustantivos. Las voces eran concentración de pensamientos y la experiencia el instrumento perspicaz del cual asir y solventar la ignorancia del vocablo. Tarea por tanto nada azarosa y sin posibilidad de dejarlo al albur de las diatribas de otras circunstancias no contempladas. 


Así pues, con el significado de la expresión remarcado en el mapa topográfico, como la raíz de mi sujeto, asistí y experimenté el modo de vida que anuncié en el periódico, en uno de mis artículos, hace dos semanas. La virtud es la adaptación del hombre al medio. En el reino animal es una garantía para la supervivencia. En el hombre también. Garante de esta adaptación, las circunstancias y los actores que comparten ese escenario vital también son de suma importancia para culminar un hecho empírico y constatar una intuición


La calidad de vida se debe medir en la participación y tiempo que la persona tiene o considera para satisfacer sus necesidades, aficiones y relaciones de la manera más efectiva, eficaz y práctica. Así pues, es indiferente la ciudad o el pueblo, la montaña o el mar si no eres capaz de colmar dichas aspiraciones. 


Para lograrlo, además de ser pro activo, permeable y positivo,  la interpelación a las relaciones sociales es un activo importante en el desarrollo. Asentando, como gallo emplumado en su corral, el orgullo de los amigos y familiares que tengo en tierras del municipio Trujillano, que han hecho de mi estancia fácil y satisfactoria. Agradable y humana. A pesar de no haber podido visitar a todo el que hubiese querido y merecía, por falta de tiempo. Bien que me pesa, consta y coste en el acta de mi actitud.  


Las posibilidades cotidianas son muchas para todo el que tenga inquietud. No sólo el brasero y la badila son excusa de invierno. Los motivos son la expresión eterna de la realización humana: la alegría de salir al campo y estar en contacto con la naturaleza; los deportes al aire libre, como los recorridos que he realizado corriendo, absorbiendo y mimetizando en el pensamiento las formas que nos brinda madre natura; la inmersión y el repaso a la historia de nuestra ciudad pateando los rollos de su núcleo medieval y los recodos de la alcazaba. Menester para un tipo como yo, que tenía empolvada la historia, de nuestra urbe, reforzando el dintel de su memoria maltrecha; descubrir una nueva afición por la horticultura de nuestra tierra con las manos de nuestra intención; o quizás la tertulia al compás de un buen cocido, saboreando la plática al igual que la vianda; asumir que el paso de los años no conlleva la pérdida de amistades y conocidos. Que la cuita diaria por el cultivo de la tierra es llevada al mismo orden al tratarse de personas. Convivir con los iguales y de ello hacer una fiesta; las partidas de billar embocadas en los minutos de charla después del trabajo. O las lentejas primorosas porque no hay motivos para huir. Recuperando la esencia de lo sencillo, de la humildad de la gente. Compartiendo y departiendo alrededor de la mesa camilla los años que vendrán y los que fueron. O el sabor materno en el caldero de mi tía.


Estos son los regustos que compensan cualquier desaire político, empresarial o de otra índole. Porque en estos tiempos de crisis debemos agarrarnos con fuerza a los valores humanos que hace años nos vieron crecer como pueblo y como personas, como berrocal enhiesto contra  azote de invierno. 
 


Demostrar que han sabido montar el chiringuito. Han encadenado al trabajador y al pequeño empresario. Medrando en cada contienda las ilusiones de la gente corriente. Pensar que existen alternativas, pero su impulso es complicado, porque han creado un exceso de necesidades que realmente no necesitamos. Nos han hecho creer en los gurús de su provecho cuando realmente otro mundo es posible. Al menos, no depender tanto de sus intenciones y direcciones. Llámenme iluso o soñador, pero en cierta manera, esta semana por tierras extremeñas lo he intuido. Agradecido a los que son, porque estas jornadas han sido enriquecedoras. Disfrutando de su compañía. Que los sueños allanen el camino. Que las palabras no sean extensas extensiones in fértiles, luchando "Antigubernamentalisticamente" con el arma que  "Otorrinolaringologicalísimamente" poseemos de  la dialéctica contra lo que
consideremos "Constitucionalísticamente" vulnerado por los preceptos de una casta. Siendo el sitio de mi recreo en tranquilo paso una alternancia al mundo hostil. Disfruten pues de mi ausencia, hasta la semana que viene queridos lectores. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …