"Un triste blues"

"Un triste blues"

La tristeza se acumulo de golpe y el impacto de la noticia hizo que un gran sorbo de vida se perdiese en el abismo del adiós. 
Su chica con mueca esperpéntica corrió a su encuentro. Si los cielos hubieran permitido noches de luto universal. Esa habría sido una de ellas. El sentimiento profundo del delta y los ecos de la memoria agolpados en la recolección de extensas hectáreas de campos de algodón. Era la reminiscencia de un tributo a las raíces. A los orígenes de un mundo por descubrir. A la némesis de la rebeldía ante un mundo injusto. 
La abrazo y consintió sus lágrimas. Su verborrea se mitigó en la apostura de una sombra y con los vestigios de una palabra en sus labios vertió sus mejores deseos honrando su memoria. 
Ella se lo presentó y a pesar de su color le aceptaron en la comunidad. 
El abuelo con su sabiduría rudimentaria le introdujo en los acordes aguardentosos del río. Y así descubrió un inmenso océano de notas y sentimientos. De historias vividas y de lamentos compartidos. Así asimilo las nociones del blues, del ritmo de la tristeza, del alma del hombre en constante ebullición. Sin nada que esconder. Compartiendo las vivencias. Era enriquecedor saber que había algo más que el folk y el country. 



*En la foto Doctor Caligari, José insaciable y Reverendo Mc Cormick. 

Comentarios

  1. Muy bonito y evocador de ambientes «blueseros». ¿Qué más se puede pedir, señor Jerry Lee? :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares