Ir al contenido principal

Chivirí.

21/04/2014
Artículo publicado en el periódico digital "La Opinión" de Trujillo. El 17 de abril de 2014

Es tiempo de pan y circo en decadentes acciones. Copa del Rey y el pueblo se entretiene. Disquisiciones en campo de nadie y Cataluña independiente.
Polvillos en la nariz, maquillaje de un todo a cien. Ya ni a Bogart le queda París. A nosotros la primavera con sus ganas juveniles y su ideario de sol y nube. Flor de jara y encina sobre berrocal extremeño. Nos queda la ilusión de la resurrección y el Chiviri engrandecido en fiesta de interés cultural.
Las imágenes en procesión y el pueblo solicito de fe ante la amargura de unos momentos de balanza esquiva. Discernir el acto religioso con la espiritualidad de los hechos o la simple curiosidad de un festejo en ojos ajenos, es suficiente para complacer el alma y los sentidos.
El sentimiento humano a flor de piel en la tensión de un pueblo y en la neuralgia de los autos sacramentales. Como la primavera, dueña y señora de vida, la resurrección de la carne se hace visible en el mismo domingo del mismo nombre. Acto supremo en donde lo religioso y lo humano se unen en fervor popular y éxtasis de gentío.

Así pues el domingo del 'Chíviri' se engalana de color en nuestro Trujillo del alma mía. Culminación festiva de la Semana Santa de larga arraigambre en la cultura y sociedad trujillana. Como he dicho el color se une al jolgorio popular constituyendo una auténtica fiesta pagana, desvistiendose del boato y el recato de los días anteriores.
La plaza mayor, dueña y señora de la ciudad, es la encargada de dar vistosidad al acontecimiento y desde este marco incomparable, la vivencia es un chute de adrenalina y diversión. Incluso en días de lluvia como el año pasado no fue óbice para su deleite y disfrute, haciendo real la frase de Trujillo es el pueblo más bello del mundo y aquel que lo dude que pase por el. Así es querido lector, en esta mezcla espiritual, histórica, social, visual y humana donde la grandeza del momento es digna de sentir y vivir.
Y como resurrección pagana, un consejo: vengan a Trujillo y deléitense, disfruten de su historia y de su presente.
No voy a hablar de los grupos irrespetuosos que se dan en todo acontecimiento público pero este enclave vital de encuentro con el personal ataviado con el traje típico regional, sobre todo las damas que son las que encandilan y dan el sabor folclórico por el gusto de sus ropas, atuendos y orgullo con el que lo visten. La algarabia de los cantos, bailes mezclados con el buen yantar y la pitanza, es la exaltación de la vida misma.
Todo ello prosigue como bien saben, el lunes siguiente, día festivo en la ciudad (Lunes de Pascua) y se tiene la costumbre de ir a comer al campo y reunirse las familias y las pandas de amigos. Un nuevo impulso a la exaltación de la vida y con la que está cayendo, compensa. 
Unos días de pan y circo en definitiva no son malos para el cuerpo y el espíritu, pero de ahí a que sean todos los días del año va un trecho. Así pues espero que políticos y demás gerifaltes sopesen y mediten, disfruten y después se pongan al tajo para arreglar todos los estropicios que la corrupción ha motivado.
Que las arengas cotidianas no sean solo discursos encorsetados para su deleite, en las elecciones europeas que llegan. Y como resurrección pagana, un consejo: vengan a Trujillo y deléitense, disfruten de su historia y de su presente. Como también disfruten de mi ausencia hasta la semana que viene. Eso si, como siempre, disfruten de mi presencia si me ven estos días caminando por las calles de mis rincones favoritos.




Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…