Ir al contenido principal

"Sexo, amor y libros"

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 24 de abril de 2014. 

El que tenga un amor que lo cuide, sopesaba en el alambre de la ilusión. En la solapa del libro el ritmo del baile percutía en el título y los amores se cuidaban con el son de la ilusión.
Su compromiso festivo con el baile, los sueños tan vitales que cubrían cuerpo y mente de las parejas de la noche, bajo la supervisión de la señora luna de cuarto creciente. En ese baile el amor crecía a ritmo de rock, cuidando la estabilidad de los pasos y el futuro en la pista de danza y su concurso.
Otros, como en noches de verbena y autos locos, coches de choque y el 'pin pan pun' del amor, la promesa del engatusamiento y la aventura de la tómbola en pos de la diversión y la fiesta. Algarabía en la voz de los protagonistas, saltos por doquier y besos robados al amanecer, para llegar a la costa de la experiencia y a la amanecida de cualquier entonación pérdida o vivida.
También están los que sobreviven acompañados del autismo en su temor. Prefieren las latas en conserva y los bromuros de la técnica, por video conferencia o los apaños visuales de un porno tube o de un chat enfundado de mentiras y silogismos virtuales de usar y tirar.
Estas son tres opciones como otras posibilidades, cada uno que se enfunde la que mejor le quede. Con el respeto a los demás, por supuesto.
Como con el sexo y el amor, con los libros pasa igual
Como con el sexo y el amor, con los libros pasa igual. Ayer tuve la ocasión de ir a una librería de las de toda la vida. Sabor inconfundible de la verdadera afición, por el Parque de las Avenidas de Madrid, barrio clásico y agradable para vivir en la textura del foro. Brisa fresca de letras y recuerdos.
Perdonen mi romanticismo, pero las sensaciones, que se viven dentro de la librería o de una biblioteca, no son comparables con la situación aséptica y rutinaria de una tienda, con sus aparatos tecnológicos uniformados y sin personalidad. Sin olor y sin tacto. Perdiendo el sabor tradicional y protagonista del contacto entre el libro y el lector. Entre la rugosidad del papel y el hecho de amor de los dedos a su contacto. Aplicando el oído y la voz de la tertulia, del gusto por ver y de la curiosidad por saber me embarque de la aventura y el placer.
Así pues, como con el sexo y el amor, hay libros para olvidar, de una noche, de un simple vistazo, de pasiones de derroche, de referencia y encoñamiento, de obnubilación y éxtasis. Y los libros con los que te casas para toda la vida, enamorado siempre. El deleite del momento me llevó a elegir tres libros. Un ensayo sobre el movimiento y la cultura mod en España; otro autobiográfico de un cantante y sus correrías con los diversos grupos que había creado; por último, una antología poética de un vate maldito, comprendida en los años pertrechados del nuevo siglo. Rememorando mis iniciales lecturas en años universitarios del amigo Panero. Como un poema que escribí a su muerte. Un extracto de él, dice así:
"Ha muerto Panero entre versos
de locura y esquizofrenia,
cascadas de libertad asoladas
por el ímpetu maldito
del alma del novísimo
Deambulando a lomos de Bukoski
en las calles de su hogar
y el sanatorio mental
la causa de su salvación....
Entre rimas solitarias
con la expresión de Keith Richard
en las arrugas de tu rostro
mientras pares un poema
la muerte se entrelaza a tu locura..."
Como en el amor y en el sexo, con la literatura es similar, lo importante es la lectura, ya sea en el móvil, en las tabletas, en los periódicos etc. En fin, en cada uno de los diferentes formatos que existen. Participen de ellos, serán más felices o al menos tenderán a ello. Les dejo pues hasta la semana que viene, disfruten de mi ausencia. Y si puede ser practicando sexo, amor o lectura, mejor que mejor. O de todo ello, sería sublime.
Kerouac97@hotmail.com




Comentarios

  1. Sin duda, lo comparto: con la lectura se es más feliz... y leyéndote a ti ¡un poco más incluso! :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…