Ir al contenido principal

"Democracia llamada"


Escrito publicado el cinco de junio en mi columna del periódico digital La Opinión de Trujillo. 

Con su pelo cardado y la chupa de cuero, anclado el rímel en épocas pretéritas de glam el ruido de fondo volvió a distraerla. Su abstracción pereció con los gritos de la realidad carente de ensoñación.
Quién tuvo retuvo y sus pechos, carne de pecado pluscuamperfecto, fue la perdición de los opulentos patrios. Ella que fue dama y señora de la alta alcurnia en las noches madrileñas. Algarabía y liturgia en los mentideros de palacio y el foro por montera, era rendido por las largas piernas y sus besos sabios. Ella que siempre sirvió al Derecho, en tiempos de transición, quiso acoger al necesitado, como buena samaritana, a cambio de detalle pecuniario sin importancia o los contactos de poder que la hicieran dueña de los amores de alcoba de los devotos de la patria y sus sillones en la Cámara Baja.
La noticia le fulminó de su idea en el Páramo. Hacía años que no frecuentaba su compañía y quizás sí envidió a la mujer con nombre de Corina. Aunque para su tranquilidad pensó que ella había sido más productiva para los designios del país, en tiempos convulsos que esta princesa de falso imperio y melena rubia frisada.
Abdicar era la palabra de moda. Concepto que ya asimiló hacia tiempo. Le apartaron de la cúspide porque sabía demasiado y podría poner en peligro la demagogia del sol donde calentase. Una prejubilación impuesta, aún cuando sus pechos desafiaban las leyes gravitatorias. Y sus contornos eran despeñaderos de deseos intocables. Abismo de seducción y adicción de los hombres venerables.
Llegó una tarde de domingo después de la meditación y el rezo. Nadie quiso que la mezquindad de los celos ni el engranaje maldito de los temores de conciencia pudieran afectar a la Nación. Todo por la Patria y por la Patria se retiró. Asunto de estado y nada más, el peligro de la testosterona al roce de su piel morena era suficiente para la retirada, sin que peligrase nadie.
Ella como una buena ministra de relaciones personales asumió la responsabilidad de su cargo y en silencio abandonó la fortuna de la política y su carrera. Asumió su devenir de la mejor manera posible y procuró su felicidad como también para el que la cuidó sin saber de su pasado.
Pero ella no tuvo ninguna posibilidad, no hubo referéndum. Quizás muchos hubieran querido su presencia en aquellos años tan duros, en esa travesía y aprendizaje hacía Europa y la modernidad. Aunque se resintieron de la decisión, hubo resentimientos por parte de algunos opositores, nadie pudo en público hablar; mostrar y demostrar su opinión. Eso le apenó por muchos años.
Dejemos que la soberanía del pueblo hable. Esa soberanía popular es la idónea y más gentil de las formas de Estado.
Ahora sí tenemos la oportunidad. Dejemos que la soberanía del pueblo hable. Esa soberanía popular es la idónea y más gentil de las formas de Estado. Escuchen al pueblo y no vulneren la libertad de pensamiento y opinión, más si viene con sintonía pacífica. Yo con independencia de Monarquía o República quiero auditar la opinión general de los ciudadanos. Esa es la verdadera democracia.
No dejemos que la retiren de nuestras vidas como paso años atrás. En virtud de ello me despido de ustedes queridos lectores, disfruten de mi ausencia hasta la semana que viene. Y no dejen de opinar, por fortuna nuestra.

Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…