"Abdicación y descanso mental"

Abdicación y descanso mental


Artículo publicado el 23 de junio de 2014 para la columna del periódico digital la Opinión de Trujillo. 


Casual destino voraz. Irrisorio también. Se sintió, tal vez, importante por coincidir en las circunstancias sociales que habían enfatizado en ese momento con su situación.
Firmó el Rey su abdicación el mismo día que España perdió su corona en el seno del campeonato del deporte rey. El abdicó económicamente y su real hipoteca pudo con sus circunstancias.
Miro con fruición los detalles de la cuenta bancaria. Rastreo de nuevo sin atisbo de solución favorable. Los ingresos pendientes no habían sido transferidos. Dos años largos con la buena voluntad como bandera. Pero, sin saber que la voluntad del poderoso es reírse a carcajada tramposa del amable ciudadano que pone a recaudo de una solución para muchos de los designios de una parte de un pueblo.
No daba crédito a la intencionalidad aprehendida de las frases hechas. Del aturdimiento general, del consejo de una voz a través del teléfono y de una mano invisible palpando la espalda del incomprendido. Mientras, irónicamente, desde el otro lado de la línea aparecía un corte de mangas de risas marchitas y de espectros de luz carcomida de insincera oportunidad.
El angosto camino anual me ha saturado y la sátira diaria pudo con la creatividad. 
Así pues, aprovechando tiempo de abdicaciones y la venida de la calor palpando mis neuronas, anestesiando las palabras y labrando renglones torcidos, quiero sí nuestro querido director lo permite, con la llegada estival espaciar mis artículos. El angosto camino anual me ha saturado. La sátira diaria pudo con la creatividad. 
El descanso de una anualidad laboral y otros proyectos sin terminar, como un poemario y el blog que necesita unos cambios junto con otro que comienza necesita que mis ideas descansen y mi creatividad, si así puede llamarse, corra al encuentro de la musa y se funda para que broten nuevos escritos futuros. Espero queridos lectores lo comprendan y así no tenga que abdicar de mi título de articulista semanal en este periódico digital al que he cogido tanto cariño.
Que el hambre y la mirada de ilusión que los deportistas perdieron no quiero que sean la constante del hombre que escriba, porque la escritura es una ilusión constante y los reinos creativos no esperan abdicaciones sino nuevos ideales. 
Espero sigan disfrutando de mi ausencia, quizás hasta la semana que viene o hasta la próxima. Pero sigan disfrutando aunque mis visitas durante el verano sean más espaciadas, si nuestro querido director me permite esta licencia.

Kerouac97@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares